No tengas miedo de cortar con personas tóxicas. No tengas miedo de cortar con tu familia, si te han herido, si se han propasado contigo, si te han faltado el respeto, si han invadido tu espacio. No tengas miedo de tomar distancias, recuerda, tú no le debes nada a nadie, eres un ser humano libre, tu familia sólo ha sido un puente entre la tierra y el universo para que tú vivas tu vida aquí.

He visto a mis padres sufrir por sus respectivas familias, los he visto ser manipulados, despreciados, ambos desarrollaron conductas de inseguridad y desvalorización por no haber sido respetados y protegidos por sus familias. Ellos tuvieron que pasar un proceso de ruptura con sus familias muy duro y largo, pero lograron liberarse, actualmente, siguen en proceso de crecimiento y encuentro consigo mismos.

Tú puedes cortar con tu familia cuando quieras, no tienes que prolongar tu sufrimiento si ellos no te aceptan como eres, si te hacen chantaje emocional, no tienes que amoldarte a sus deseos, siempre será mejor vivir siendo como ere, aunque te duela que tu familia no te acepte, que resignarte a ser algo que no eres, para complacer a una gente que no te quiere, y no te conoce.

Y te hablo primero de la familia, porqué suele ser la primera raíz de todo lo que vendrá después.

“Si eres incapaz de ser quien eres, por miedo a que tu familia te rechace. Ese temor se terminará extrapolando a cada momento de tu vida”

Tendrás amistades por conveniencia, para no sentirte solo, dejarás que te manipulen, te relacionarás con personas con los mismos miedos que tú, o inclusive, personas que terminen abusando de ti, igual que tu familia.

Porqué el rol que alimentas en tu familia, es un rol que se termina extendiendo a cada ámbito de tu vida.

Si en tu familia eras una persona sumisa, es posible que asumas el mismo rol de amistad sumisa o pareja sumisa.

Si en tu familia tenias un rol dominante, es posible que asumas el mismo rol de persona dominante en tus amistades o relaciones de pareja.

Incluso pueden darse ambos roles, de ser persona sumisa y dominante a la vez, todo depende de lo que hayas vivido, de lo que sigas repitiendo.

“El rol que alimentas en tu familia, es un rol que se termina extendiendo a cada ámbito de tu vida”

Por eso, el primer paso que tienes que dar, es cortar con tus familiares tóxicos, no dudes un segundo en tomar distancia con aquellas personas que tratan de empequeñecer tu mundo, tu vida.

Si no cortas, puedes vivir toda tu vida con miedo a que te rechacen, puedes vivir siendo una persona insegura, sumisa, anulada, con miedo a todo, esto te llevará a boicotear tu vida constantemente.

Te irás con amistades que no te valoren, te irás con parejas que no te conocerán, que no te amarán verdaderamente.

Pero tú puedes cambiar esto.

No tengas miedo de cortar con personas tóxicas.

Si ahora mismo tienes gente tóxica a tu alrededor, da el paso, no esperes más, cuanto más esperes, peor.

Enfermarás emocionalmente, desarrollarás cada vez más comportamientos tóxicos y seguirás intoxicando tu vida con gente igual de tóxica.

Como tendrás miedos y programas inconscientes de rechazo con tu verdadera naturaleza, puedes caer en adicciones y otros comportamientos destructivos.

Puedes terminar muy mal, si no tomas acción y cortas con todo lo que te está haciendo daño. Aprende a amarte, he tratado muchos consultantes muy afectados por sus familias tóxicas, yo mismo he experimentado en mi carne los programas inconscientes de mi familia.

Sólo tomando acción, sólo amándote de verdad, lograrás salir de sus círculos viciosos. Ten el valor, el coraje, de ser fiel a tu espíritu, aprende a decir que no, toma las riendas de tu vida, desde la raíz.

Las familias inconscientes, tóxicas, son monstruos que buscan perpetuarse generación tras generación. Estas familias disfuncionales, se convierten en cómplices del sistema enfermizo en el que vivimos, que nos desconecta de nuestra mayor fuerza, el amor propio, el amor ajeno, el amor universal.

Si queremos cambiar la sociedad, primero tenemos que cambiar nuestro interior, poner en orden nuestros pensamientos, nuestras emociones, nuestro cuerpo. Tenemos que cuestionarnos si vivimos según nuestro ser esencial o nos estamos limitando a repetir lo que han hecho las anteriores generaciones, aceptando sin más todo y pasándolo a las nuevas generaciones.

La sociedad esta obsoleta, las familias inconscientes deben mutar, los hijos y las hijas, tienen que convertirse en seres conscientes que cuestionen el actual status de nuestro mundo y se dispongan a actuar desde lo que son, sin intentar complacer a nadie.

Sólo así construiremos relaciones sanas, y una nueva sociedad será posible. Hay que avanzar.

5.0
02