Madres manipuladoras y victimistas, lamentablemente, a lo largo de mi vida, he conocido a muchas.En primer lugar, las conocí en mi árbol familiar, mis padres, sufrieron la manipulación de sus respectivas madres, provocandoles sentimientos de culpabilidad, sumisión y obediencia, el chantaje emocional al que se vieron expuestos como hijos, fomentó que desarrollarán una actitud de sumisión con tal de complacer los deseos de sus madres.

Muchas madres, son personas adultas en apariencia, pero en su interior, reside una niña herida emocionalmente por vivencias que les han impedido ser personas equilibradas, sanas y empáticas con los demás, son personas traumatizadas, inestables, que buscan su satisfacción haciendo sufrir al otro. Cuando este tipo de mujeres traen hijos al mundo, lo hacen con una proyección egoísta de saciar sus propias carencias, buscando en la mayoría de veces, que su hija sea una versión más malgastada y anulada que ella misma. La madre usa a la hija como un objeto para desahogarse, muchas veces siendo inconsciente de lo que hace.

Es demasiado común encontrarse con madres que oprimen a sus hijos, que los usan como psicólogos de sus propios problemas, que impiden que desarrollen sus recursos humanos y se vuelvan autónomos, haciéndoles inseguros y dependientes, creando en ellos la necesidad de tener que depender de sus madres para vivir su día a día.

He tratado a muchas consultantes, con problemas económicos, emocionales y dependientes, cuya raíz inconsciente era por sus madres. Mujeres que han sido desvalorizadas por sus madres desde pequeñas, haciéndoles sentir que no son capaces de valerse por si mismas, o que no merecen un hombre que las ame, mujeres que han sido criticadas por querer hacer con su vida lo que quieran hacer y no lo que la madre les demande que hagan, mujeres que con tal de no enfadar a su madre, han reprimido sus pulsiones desde la infancia, limitándose a obedecer a su madre, sin disfrutar de la vida, sin arriesgar, sin jugar, también casos de mujeres que se sienten culpables de haber nacido, ya que su madre las ha hecho sentir como una carga. Muchas veces, estas mujeres manipuladoras, vienen de climas extremadamente machistas, con padres y maridos represivos, ellas vienen con ese programa represivo instaurado de infancia y lo repiten en sus parejas y también en sus hijas, impidiendo que puedan ser libres. Realizan el mismo rol que han mamado de sus madres y de sus padres, de sus abuelas y de sus abuelos. 

Es algo de lo que he hablado en otros posts, son los contratos de clan familiar, cuando nacemos y venimos al mundo, lo hacemos siendo seres dependientes de nuestros padres, precisamos de atención, comprensión, protección, alimento, sustento. Si en nuestra familia experimentamos carencias y abusos en estos aspectos, viviremos normalizando situaciones enfermizas, que luego, de no hacernos conscientes de ellas, las propagaremos en nuestras relaciones, inconscientemente, repetiremos lo que hemos normalizado en nuestro entorno familiar, la visión de la realidad que han alimentado en nosotros.

“Es algo de lo que he hablado en otros posts, son los contratos de clan familiar, cuando nacemos y venimos al mundo, lo hacemos siendo seres dependientes de nuestros padres”

Mujeres que chantajean a sus hijas, diciéndoles que si no las obedecen no son buenas hijas, castigándolas con maltrato psicológico a través de insultos, o bien no dirigiéndoles la palabra, o tratando de empequeñecerlas cada vez que tratan de dar un paso en sus vidas.

Mujeres en edades adultas que son incapaces de salir del nido familiar, por la dependencia emocional que han desarrollado con sus madres, por el hecho de que sus  madres las han debilitado lo suficiente para que ellas se sientan útiles, superiores y puedan dominar la vida de sus hijas.

Por ejemplo, mi abuela,por parte de madre, le hizo creer a mi madre que casi provoca su muerte cuando la parió, era mentira, pero mi abuela con eso se aseguró hacer sentir culpable a mi madre durante décadas, convirtiéndola en una persona sumisa y obediente, que sentía que le debía todo a mi abuela.

Mi abuela, criada por franquistas, personas opresivas y manipuladoras, atacó psicologicamente a mi madre hasta sus últimos días, también provocó muchas rencillas familiares, ya que como mujer manipuladora, narcisista y psicópata, necesitaba sentirse siempre el centro de atención. Las repercusiones psicológicas de este maltrato, derivaron en que mi madre tuviera depresión, sentimientos de desvalorización, inseguridad, ansiedad. Dichos trastornos se manifestaron en el consumo de tabaco, obsesión por la limpieza y necesidad de dormir mucho, como forma de evasión.

He tratado a mujeres con trastornos depresivos, adicción a las drogas, pensamientos nocivos consigo mismas, que provienen de la relación que tenían con sus madres.

Y la relación con la madre empieza en el vientre materno. Si tu madre tuvo un embarazo agitado, si vivió con tensión, tristeza, con odio, si transmitió sentimientos de rechazo hacia ti, etc… Todas sus sensaciones, si se sentía protegida, desprotegida, etc.. Todo lo que tu madre vivió, sintió, te lo transmitió emocionalmente cuando tu estabas conectada a ella en su vientre.

Esa información emocional de la madre se transmite al bebé y afecta a su sistema endocrino, conformando una información neuroemocional que pasa a alimentar a tu sistema biológico, tus celulas.

He tenido casos de mujeres que tenían comportamientos destructivos con ellas, buscando inconscientemente, emular justamente, lo que habían vivido en el vientre materno.

Esa información emocional de la madre se transmite al bebé y afecta a su sistema endocrino, conformando una información neuroemocional que pasa a alimentar a tu sistema biológico, tus celulas.

Es importante que hagas un estudio de la forma en que tu madre vivió su embarazo contigo, por ejemplo, tuve una consultante con pulsiones suicidas constantemente, su madre le pegaba puñetazos cuando ella estaba en el vientre, o una mujer que tenía pánico a las alturas, su madre estando embarazada de ella sufrió un ataque de pánico estando montada en una noria de un parque de atracciones.

Esto son solo pequeños ejemplos de la complejidad del vínculo establecido entre madres e hijos.

También es común que la hija víctima de una madre tóxica, sienta culpabilidad cuando ella comience a tomar riendas en su vida. Por ejemplo, una hija que haya pasado una larga estancia con su madre, tendrá cada vez más dificultades para salir del nido familiar, pues, sentirá que tiene que vivir con su madre para satisfacerla, tiene que quedarse en la niñez y cuidarla como adulta, esta dualidad también se puede dar en las parejas que la hija busque, encontrándose siempre con hombres inmaduros, dependientes, incapaces de tomar las riendas de su vida.

Es por eso que es vital que la hija que padezca el abuso de una madre tóxica, tome conciencia de que vive una situación de explotación y manipulación, y cuando haya vislumbrado esto, actúe y tome distancias lo antes posible.

El periodo de recuperación de una situación de estas características puede ser largo y también duro, ya que la hija, al haber desarrollado una relación enfermiza sadomasoquista con su madre, tendrá que pasar tránsitos en los que tendrá que reconocer aspectos de su madre que le generarán dolor inicialmente.

Es importante tener el apoyo de un terapeuta profesional en este tipo de situaciones de desapego, también de amistades o relaciones que sean conscientes de la situación y apoyen y refuercen su autoestima para que no recaigas.

“El periodo de recuperación de una situación de estas características puede ser largo y también duro, ya que la hija, al haber desarrollado una relación enfermiza sadomasoquista con su madre, tendrá que pasar tránsitos en los que tendrá que reconocer aspectos de su madre que le generarán dolor inicialmente”

A continuación de expongo algunos ejemplos de situaciones con madres manipuladoras y tóxicas:

– Si tu madre constantemente te dice que no vales para nada, que no puedes salir adelante en tu vida, te está desvalorizando.

– Si tu madre te dice lo que tienes que hacer, y además trata de hacerte sentir insegura por tus propias decisiones, tratando de hacerte ver que lo que ella dice es la mejor opción, te está manipulando.

– Si tu madre no respeta las relaciones que tienes, si desprecia a tu pareja, si desprecia tu situación, te está maltratando psicológicamente.

-Si tu madre constantemente te dice lo buena que ha sido contigo y todo lo que te ha dado y que no se merece el trato que le das, te está haciendo chantaje emocional.

– Si tu madre cada vez que quieres irte de casa, te trata de meter miedo respecto a la inestabilidad laboral, te está tratando de anular.

– Si tu madre hace que te sientas culpable de haber nacido, si no te hace sentir querida, si no valora tus logros, está abusando de ti.

– Si tu madre se cabrea contigo cada vez que eres tú misma, cada vez que decides las cosas desde tu ser, y busca hacerte sentir mal no hablándote, está abusando de ti.

– Si tu madre no te da un espacio en tu casa, si no te permite vestirte a tu gusto, si te obliga a vestir como ella quiere, te esta manipulando.

Si tienes sentimientos de malestar con tu madre, si te sientes mala persona, si algo de lo que has leído coincide con algo que hayas vivido, expresalo, no te lo guardes, el primer paso para tomar conciencia es compartir tu situación con los demás. El segundo paso, es actuar, sal de su zona de control, de su casa, busca sustento económico, un techo, no importa si te vas sola o a compartir con otras personas, lo importante es que des el paso de valerte por ti misma, a partir de ahí, iniciarás todo un proceso de reencuentro con tus capacidades, te cabrearas contigo por todo el tiempo que has estado ciega, pero al final, agradecerás haber dado el paso.

Muchas mujeres desarrollan enfermedades de ansiedad, bipolaridad, personalidad limite, autolesión, pulsiones suicidas, adicciones,relaciones tóxicas, pulsiones abusadoras o victimistas, a raíz de haber pasado por este tipo de relación con su madre. Es un hecho, no es ciéncia ficción.

El nivel de daño que pueden ocasionar estos programas inconscientes puede ser atroz para la mujer. Muchas mujeres pueden sentirse atraídas por hombres abusadores porqué cargan con un programa de desvalorización de su madre por el que creen que no se merecen un hombre que las ame y las respete, o bien que tengan amistades de personas que constantemente las menosprecian, también que tengan dependencias con drogas, trastornos en su conducta sexual, todo esto, viene de su propia falta de amor.

Así que ya sabes, si te identificas con algo de lo escrito aquí, toma distancias con tu madre, busca apoyo terapéutico, y de personas de confianza y da el salto.

Sal de su casa, sal de su entorno, empieza a amarte, a mimarte, encuéntrate a ti misma, recuerda, no eres propiedad de nadie.

No le debes nada a tu madre, no le debes nada a nadie, tu eres hija del universo. Tu madre fué una transición para que vinieras aquí, ella te trajo para darte, no para que tu tengas que ganarte su amor. Permítete reconocer en ti todas las virtudes que posees, aprende a descubrirte más allá de la cárcel mental en la que te han encerrado. Corta el cordón umbilical tóxico y despliega tus alas, rompe el huevo en el que te quieren confinar y explora tu vida.

Si estas interesada en explorar tus programas inconscientes familiares, te recuerdo que puedes contratarme aquí-

 

4.0
01