Qué hacer con un ataque de ansiedad

La presión de nuestra sociedad, las relaciones de competitividad, la falta de expresión, pueden repercutir en que, tarde o temprano tengamos un ataque de ansiedad o que alguien cercano a nosotros lo padezca.

Los síntomas de un ataque de ansiedad suelen caracterizarse por la sensación de falta de aire, ahogamiento, taquicardia, dolor en el pecho, convulsiones, sudoración, pánico profundo a la situación por verse incapacitado de salir adelante.

Frente a esta situación desbordante es bastante complicado mantener la calma, en mi caso, que he padecido ataques de ansiedad en el pasado los he podido transformar de la siguiente manera:

– Tratar de respirar por la nariz e inhalar la boca

Es una forma de recuperarnos poco a poco de la hiper ventilación, también puede ayudar respirar dentro de una bolsa o taparnos la boca y respirar con la boca tapada. 

– Habla en voz alta contigo mismo

Expresa tu sentir, la forma en que observas las cosas y date ánimos en voz alta para superar tu estado, el hecho de hablarte a ti mismo en voz alta, hará que te posiciones en presente, permitiéndote desplazar el pensamiento intrusivo que te ha generado el ataque de ansiedad.

– Escuchar música y bailar

Canalizar la ansiedad a través del baile y la música hace que la energía se pueda expresar de forma sana.

– Desarrollar la imaginación y la creatividad

El tener una imaginación despierta y una creatividad estimulada nos puede facilitar herramientas de transformación de nuestras situaciones, ya que, cuanto más enfoques podamos tener de un situación, con mayor rapidez podremos salirnos de un enfoque que nos este generando ansiedad.

– Recuerda que tu ataque es temporal

El pensar que tu ataque no durará, te dará una pauta que irá mermando tu ansiedad, ya que tienes que recordar, que el ataque te lo provocas tú mismo con tu ruido inconsciente.

La ansiedad suele venir provocada por pensamientos inconscientes que vienen arraigados por creencias establecidas en nuestra infancia, desde la relación con nuestra familia, y también desde la sociedad. Muchas veces, la propia familia se convierte en una cómplice de los programas que la sociedad vierte en nosotros, generando de esta manera una perpetuación generacional que hace prevalecer este paradigma insulso y explotador en el que vivimos.

Los patrones inconscientes anclados a nivel neuro emocional por hábitos de años se pueden romper si cambiamos los hábitos mentales y emocionales, de este modo, realizar algo imprevisto, puede desviar tu atención del ataque de ansiedad y restablecer tus pautas a un nivel de control.

Si te encuentras con una persona, amistad, pareja que sufre un ataque de ansiedad, procura mantener una distancia prudencial y acercarte en la medida en que la persona lo permite, pídele permiso, ya que una persona con ansiedad puede responder muy agresivamente, también el tono de voz que empleamos tiene que ser tranquilizador, hazle saber que estás ahí apoyándole, pero en todo caso no le digas que se calme, ya que puede provocar el efecto contrario, es mejor actuar desde la empatía y hacerle ver que estás ahí, que tratar de aconsejarle, ya que en esa situación, la persona con ansiedad no podrá responderte desde su intelecto, es preferible que te aproximes a él cómo lo haría un gato o un animal, desde lo instintivo, muéstrale qué hacer, sácale de su ilusión mental, demostrándole que no pasa nada, así lo irás sacando de su bucle mental.

“El tener una imaginación despierta y una creatividad estimulada nos puede facilitar herramientas de transformación de nuestras situaciones, ya que, cuanto más enfoques podamos tener de un situación, con mayor rapidez podremos salirnos de un enfoque que nos este generando ansiedad”

Terminar con este modelo de sistema enfermizo depende de todos nosotros, y sobre todo, de dejar de aceptar determinadas pautas, obligaciones que nos son establecidas cada día y que lo único que hacen es destruirnos.

Así, por nuestra parte, podemos dejar de rebajarnos a querer agradar a todo el mundo, también podemos desterrar el perfeccionismo, ese afán por alcanzar el éxito, tenemos que dejar de destrozarnos por querer encajar en la sociedad y en sus normas, mayormente caducas.

“Los patrones inconscientes anclados a nivel neuro emocional por hábitos de años se pueden romper si cambiamos los hábitos mentales y emocionales, de este modo, realizar algo imprevisto, puede desviar tu atención del ataque de ansiedad y restablecer tus pautas a un nivel de control”

También tenemos que dejar de tratar de agradar a nuestras familias, y vivir la vida a través de los ojos de nuestros padres, tenemos que desterrar aquellos trabajos, hábitos, pensamientos que son caducos y que no nos permiten ser lo que somos.

Detrás de la ansiedad, hay mucha represión, mucho miedo de ser lo que somos, por temor al rechazo, por temor al dolor, lo que no expresamos, termine convirtiéndose en esos estados.

“Terminar con este modelo de sistema enfermizo depende de todos nosotros, y sobre todo, de dejar de aceptar determinadas pautas, obligaciones que nos son establecidas cada día y que lo único que hacen es destruirnos”

Así que en mi caso concreto, lo que me ha llevado paulatinamente a desprenderme de la ansiedad, ha sido derribar mis expectativas, también las expectativas en los demás, centrarme en mí mismo, siendo lo que soy, expresando lo que siento y como me siento, independientemente de la reacción que tengan los demás sobre mí.

Efectivamente, si no lo ha adivinado todavía, el amor propio, es clave para erradicar la ansiedad de nuestras vidas, y el amor propio, es básicamente, ser fieles a lo que somos, sin amoldarnos a cárceles, órdenes y obligaciones.

“Detrás de la ansiedad, hay mucha represión, mucho miedo de ser lo que somos, por temor al rechazo, por temor al dolor, lo que no expresamos, termina convirtiéndose en esos estados”

Expresa, salta, baila, haz el amor, come, encuéntrate, corta con lo que no te haga avanzar, alimenta lo que sí lo haga, ten contacto con la naturaleza, ten contacto con tu naturaleza en soledad, aprende a estar en compañía de ti mismo.

La ansiedad es fruto de una mente intoxicada por los ruidos ajenos a ti, escucha tu corazón, escucha tu verdadero ser esencial. 

Cambia tu interior, cambia tu mundo, cambia el mundo. Hay que avanzar.

5.0
07