Lamentablemente, vivimos en una sociedad que nos reprime de ser lo que somos realmente. Dicha programación empieza en la familia.

Es la primera víctima del programa del sistema. Generación tras generación se han ido moldeando a las familias, provocando cada vez, más padres y madres ausentes, más carencias emocionales, afectivas, abusos y vicios en las unidades familiares, nuestros papás y mamás, inconscientemente se convierten en cómplices de la programación, y es trabajo nuestro, tomar conciencia de los condicionantes que cargamos de ellos y de sus pasadas generaciones, para transformarnos en lo que nuestros familiares no han podido ser plenamente, ellos mismos. Así, si nosotros aprendemos a ser, a vivir según nuestra naturaleza, no sólo transformaremos nuestro inconsciente familiar, también lo haremos en las futuras generaciones. Pero no voy a llenarte la cabeza con más información futura, empezaré desde el principio.

El periodo de embarazo

Antes de nacer, ya estamos siendo gestados por nuestra madre, lo que ella viva durante el período de embarazo también va a marcar pautas en nuestro inconsciente, pues, imagina por ejemplo, una madre que viva un embarazo en un ambiente de tranquilidad y paz, acompañada de amor y respeto, lo que le trasmitirá al feto probablemente sea eso, seguridad, protección y paz. Si la madre vive en un ambiente tenso, de violencia o toxicidad, o de otra índole, el feto también lo recibirá. Imagina ahora que esa madre desea a su hijo. ¿Pero, y si es un hijo no deseado?.

Esta es la primera impronta que estamos recibiendo, lo que nuestra madre vive, siente, lo que ingiere, tanto a nivel alimenticio, como emocional, mental, está repercutiendo de alguna manera en nuestra configuración y además, nos está alimentando, antes de salir al mundo, estamos creando un tejido sensorial respecto al exterior, basándonos en lo que nuestra madre vive y siente. Después viene el parto, el cual también es importante, si nacemos de forma natural, parto asistido con fórceps, cesárea, todo tiene una connotación inconsciente en nosotros como bebés.

Y es interesante que indaguemos, si nos es posible hacerlo, sobre la situación que vivió nuestra madre en su embarazo, como fue el parto, como fuimos gestados, si hubo amor y respeto durante todo el proceso, cómo se sintió ella, es información que se imprime en nosotros, en nuestro organismo y descubriendo estos aspectos estaremos conociéndonos más a nosotros mismos. Se pueden dar casos en los que nuestra madre, o nuestros padres nos oculten información respecto al embarazo o la situación que vivieron, a veces por vergüenza o por miedo al daño que pueda ocasionarnos. Siempre causará más daños el ocultar que exponer la verdad, al final, lo más sano es saber las cosas tal como sucedieron, y a partir de ahí, establecer de qué forma nos ha influenciado.

Después del proceso de gestación y el nacimiento, viene otra impronta, llegamos al mundo y somos acogidos por el clan familiar, dónde se nos adjudicará un nombre y apellidos.

Ese nombre puede ser original, inexistente previamente en el clan familiar, o bien, puede que nos pongan el nombre del padre, la madre, el abuelo, el primo, o un nombre de un amigo de nuestros padres, o el de un familiar fallecido, o amistad fallecida, amante. Si cargamos con el nombre de un familiar, o un conocido previo a nosotros, no nos están permitiendo ser quienes somos, ya que proyectarán en nosotros las emociones, pensamientos y sentimientos que estén vinculados a la persona que se llama como nosotros. El nombre es como un mantra, y según la intencionalidad con la cual emitan nuestro nombre cuando se dirijan a hablarnos, nuestro inconsciente irá configurándose, pues, nos llegará esa proyección emocional por parte de la persona o personas.

Los contratos de clan familiar

Detrás de cada sentimiento de tristeza, de odio, de rabia, de envidia, detrás de las adicciones, las enfermedades. Pueden esconderse órdenes de ser fiel a unos hábitos, pensamientos, formas de ver el mundo de tu familia, o bien prohibiciones de ser quien eres para acogerte a las limitaciones del clan. Para sanarte, para conocerte realmente, tienes que desobedecer al clan y librarte del miedo al abandono, provocado por el ego infantil, la máscara para encajar.

Al venir al mundo, lo hacemos como seres dependientes de los demás, no somos capaces de valernos por nosotros mism@s, precisamos de un apoyo y cobertura de nuestras necesidades elementales para sobrevivir, al nacer, lo hacemos en una familia, nuestro clan, lo cual devendrá que asumamos comportamientos, sentimientos, formas de ver la vida, de relacionarnos que sean semejantes a nuestros familiares, con la necesidad de sentirnos integrados en el clan y que nos mantengan.

Es un mecanismo de supervivencia natural, esto nos lleva a generarnos unas máscaras, en vez de ser lo que somos realmente, nos ajustamos a ser lo que esperan que seamos, cubrir unas expectativas sobre nuestra vida. Así es como funcionan los contratos de clan familiar, no nos permitimos salirnos de los límites, alimentamos los condicionantes que nuestros propios familiares tienen, para no sentirnos excluidos del clan, debido a ese sentimiento infantil de necesidad de cobertura, el miedo al abandono, al rechazo, nos lleva a negarnos a nosotros mismos y repetir patrones generación tras generación. Dichos contratos acaban afectando a nuestros centros: mental, emocional, material, sexual creativo, desarrollando egos sedientos de ser fieles a su condición de fidelidad y anulando lo que somos realmente.

Esta configuración de clan familiar y la perpetuación de sus hábitos se extiende a todas las sociedades y tipos de culturas. La superpoblación en África y otras regiones pobres a nivel de materias primas, responde a la necesidad biológica de sobrevivir, de perpetuarse en situaciones de vida muy complicadas, también por el factor cultural de manifestar su valor como hombres y mujeres, si en otras regiones del mundo se ha condicionado a las poblaciones a reducir sus progenies, a nivel generacional se transmite que hay que reproducirse menos. Actualmente en el primer mundo la natalidad ha disminuido por la escasez de tiempo y recursos para hacerse cargos de los bebés, esto también se transmite generación tras generación.

Antiguamente se tenían más hijos por paradigmas de refuerzo de valía personal, “ser más hombre por tener muchos hijos”, “ser buena mujer por dar muchos hijos”, los programas conductuales han ido variando con los años, con los siglos, en la medida en que el programa del sistema ha ido modificando los valores que han ido normalizando, aunque su premisa siempre ha sido la misma, controlarnos y explotar nuestra energía.

Si nuestros abuelos no fueron deseados, lo proyectarán a nuestros padres, sentimientos de rechazo que pueden volcar en nosotros, si nos llamamos igual que alguien que han amado u odiado, nos lo proyectarán, si han habido abusos psicológicos o violaciones, nosotros podemos convertirnos en abusadores o en víctimas de este tipo de situaciones, si nuestros padres se separaron, al igual que nuestros abuelos, nosotros tendremos dificultades en encontrar una relación estable, si nuestros padres son inmigrantes, nos costará echar raíces en algún lugar, si nuestros padres y abuelos desarrollaron una carrera o profesión en concreto, es posible que nos veamos reflejados en ellos realizando lo mismo.

Si nuestros padres querían un varón y nacemos mujer, puede que sintamos rechazo de nuestra condición femenina, y rechazar a los hombres, si querían una mujer y nacemos hombre, podemos sentir rechazo hacia nuestra condición de hombre o tener problemas en las relaciones con ellos, con las enfermedades lo mismo, y así infinidad de situaciones que podemos ver reflejadas en nuestro día a día, por seguir la fidelidad al clan.

Conviértete en un detective de tu árbol familiar

Podemos tomar consciencia de nuestro árbol familiar, investigar sobre las raíces del clan, como buenos detectives, con perseverancia, indagar en la luz y la oscuridad de nuestros comportamientos, y ver de quien lo arrastramos, y una vez hecho eso, tomada la conciencia, tenemos que transformarnos, cambiar de hábitos, realizar actos de valor y saltar aún con miedo a romper la versión que tenemos configurada de nosotros mismos, salir del nido, cortar con lo que sea necesario, no basta con saber lo que nos pasa, porque eso se queda en el intelecto, el inconsciente sólo se puede romper a través de acciones muy fuertes que nos puedan reprogramar. Acciones construidas con una férrea voluntad y determinación en cambiar.

No es un camino sencillo, y cuanto más programas, más actos tendremos que hacer, así es la vida de la oveja negra del árbol, del héroe o heroína, que están destinados a transmutar lo que acontece en su árbol familiar y convertirse en la realización de todo aquello que en el clan se ha reprimido, para sanarse a sí mismo, para sanar al mundo.Ese es el camino.

Te pongo ejemplos de contratos de clan, los condicionantes familiares se adquieren por repetición verbal, o bien inconscientemente, nos pueden estar transmitiendo estados emocionales que no sacan al exterior y acaban alterando tu comportamiento, también a través del tacto. Al final acabamos con nudos emocionales, viviendo en bucles  patrones adquiridos y reafirmados por las experiencias que hemos vivido.

Recuerda que todos los contratos se basan en los principios de seguir órdenes o prohibiciones que reprimen nuestra verdadera naturaleza, y que el patrón del clan familiar es la repetición, así que para liberarnos de todas esas cargas, tenemos que desobedecer, y liberarnos del miedo primario infantil a ser abandonados por el clan por ser diferentes a ellos. Profundiza en los hábitos que tienes, en tus miedos y bloqueos, y hallarás los condicionantes a los que eres fiel, no tienen porqué aparecer en este listado, o puede que reúnas características de varios, aquí te expongo lo que más me he ido encontrando y sigo encontrándome en mi trabajo con consultantes y alumnos:

Contratos de clan de trabajo y estudios

Creencias transmitidas de generación en generación, basadas en experiencias que han terminado incidiendo de forma inmovilista en la prosperidad de los individuos integrantes del clan familiar, aplicadas al trabajo, la formación, y la forma de ganar y gestionar el dinero y el talento verdadero de cada uno.

Ejemplos:

“Trabajarás en lo mismo que tu familia”: Esto es aplicable a profesiones, muchas veces el nacer en un clan familiar formado por personas especializadas en una profesión en concreto, lleva a las personas a trabajar en el mismo entorno profesional, sector, por miedo a deshonrar el legado de la familia, lo ven como una responsabilidad, lo cual deriva que muchas personas viven sus vidas insatisfechas y sin realizarse, incluso en carreras de gran éxito económico, se sentirán igual de tristes, al haber acometido únicamente lo que demandaba la familia, y no su ser esencial, también se puede dar el caso de desempeñar un trabajo que esté dentro del mismo sector pero en un rango inferior, por ejemplo, tener un padre jefe de una empresa y desempeñar función administrativa, o una madre médico y ser enfermera, esto ocurre cuando hay una presión por no superar al familiar, por ejemplo.

“No puedes trabajar en algo mejor que lo que han hecho tus familiares”: También se puede dar el caso de tener una formación superior a la familia y terminar trabajando en un oficio inferior a nuestras habilidades, para no superar al clan, por ejemplo, una mujer que tenga la carrera de psicóloga y se ponga a trabajar como cajera en un supermercado, porque sus padres trabajaban como vendedores en tiendas y cajeros, inconscientemente se empuja a no sobresalir por encima de sus familiares.
 

Contratos de clan económicos

Los condicionantes se extienden en base a la relación y el rol que desempeñamos dentro del clan, la fidelidad de las máscaras es el contrato que establecemos para ser aceptados, irónicamente, no nos aceptan por lo que somos, sino por portar un disfraz generacional.

Ejemplos:

“No puedes ganar dinero”: Si la familia en la que nos hemos criado ha vivido en entornos graves de pobreza, o han sido ladrones, o les han robado, o bien han pasado una grave crisis y han terminado en la bancarrota o la ruina.

Se transmitirá un sentimiento de culpabilidad con el dinero, ganar dinero nos generará malestar, ya que la relación familiar con el dinero no ha sido buena, amparada siempre en la carencia material, nosotros inconscientemente, si tenemos dinero lo gastaremos impulsivamente, o bien no sabremos cómo gestionarlo, entrando en deudas absurdas y acumulando recibos, entrando en vicios como la ludopatía dónde ganamos grandes cantidades y las perdemos, ofreciendo un hábito de vida que sea fidedigno a nuestras creencias condicionadas por la familia y sus experiencias.

Igualmente, podemos establecer relaciones con personas que nos roben, o que se aprovechen de nosotros. Si nuestro papá o mamá fue adinerado y lo perdió todo en nuestra niñez, repetiremos ese patrón en la adultez, teniendo estados vivenciales con buena disposición económica y luego perdiéndolo todo.

“No puedes vivir por tu cuenta” ,”No vales para nada”: Si somos atacados desde pequeños con frases de desvalorización, esa creencia hará mella en nosotros, generándonos mucha inseguridad y desconfianza, nos costará gestionar el dinero, ya que constantemente estaremos necesitados de que nuestros padres nos apoyen económicamente o pidiendo préstamos al banco, que es una figura paterna metafóricamente hablando, esto se debe a que la familia precisa para sentirse útil contar con personas dependientes a ellos, y por ello, para no traicionar al clan, sentiremos mucha angustia cuando ganemos dinero o tengamos una cierta estabilidad, no tendremos buena relación con el dinero justamente por las creencias de que no somos merecedores de tener una estabilidad.

“Ahorra todo lo que puedas, no vaya a ser que te quedes sin dinero”: El miedo a gastar, el miedo a que la persona se quede sin trabajo, o con deudas, fomenta un malestar interno que con el tiempo se va haciendo cada vez más fuerte, la persona se siente mal gastando, constantemente lleva un control escrupuloso de sus cuentas bancarias, si ve que el dinero comienza a descender, se siente mal, únicamente se siente bien cuando el dinero se mantiene en unas cantidades que la persona asocia con la abundancia y el bienestar, esto lleva a la amargura existencial, incapacidad de tomar riesgos,exceso de control, inmovilismo. El dinero es como el agua, si no fluye, se pudre. Al final, hay un temor a vivir y un bloqueo en lo material.

Adicciones y comportamientos destructivos

Primero hay que tener en cuenta, como siempre, como actúa el programa familiar en nosotros, te vuelvo a resumir brevemente, nosotros como niños dependientes, adoptamos el programa del clan para ser aceptados, ese programa por muy enfermizo que sea, es el que normalizamos.

Ya sea una familia abusadora, victimista, con problemas económicos, creyente, no creyente, ladrones, incestuosas, adineradas, egoístas, represivas, castradoras, etc… lo que figura en el árbol, lo heredamos y dicho programa va a afectarnos a nuestros centros, generandonos carencias que se convertirán en egos sedientos de atención, creciendo y pudiendo parasitar otros centros.

Las adicciones y comportamientos destructivos, son producto de una falta de amor en nosotros, una negación de pulsión, un vacío existencial provocado por una pérdida o necesidad afectiva, ahora vamos a ver algunas adicciones y comportamientos y de dónde se podrían originar, basándonos en todo lo anterior.

Ejemplos:

Una madre que deja que su marido abuse de sus hijos, muestra que ella también ha permitido que abusen de ella en el pasado. Sus hijos de forma inconsciente van a destruirse a través de comportamientos y adicciones como la anorexia, la bulimia, cortarse la piel.

Un padre o una madre que han denostado a su hijo, negándole el afecto, haciéndole sentir que no vale nada, maltrato psicológico y emocional, el niño, buscará el sustituto a esas carencias a través de cosas como el alcohol, y las pastillas.

El mundo se tiene que sanar, y ello empieza por sanar nuestras relaciones. No tenemos porqué seguir el papel que se nos ha asignado en la familia por el rol que han desempeñado nuestros padres. Podemos elegir quien queremos ser, en quien nos queremos convertir, y llevar un estilo de vida y de relaciones que sea saludable, rico y consciente para nosotros y el mundo.

Trampas del inconsciente

Podemos ser guiados inconscientemente hacía trampas que pueden estar en nuestro árbol y que, de no manifestarse en nosotros, podemos atraerlas en los demás, a través de situaciones, relaciones de pareja, amistades.

EJEMPLO 1:

PADRES

Nacemos fruto de una pareja cuyo hombre/mujer es alcohólico y maltrata, la mujer/hombre es sumiso, sufrió abusos sexuales de pequeñ@, además el hombre/mujer es infiel a la mujer/hombre.

Si nosotros, decidimos, no emular esos comportamientos conscientemente, es bastante probable, que nos sintamos atraídos por personas, que:

– Puedan tener problemas con el alcohol

– Sean maltratadores psicológicos, físicos

– Sean abusadores sexuales, o hayan sufrido abuso sexual

Lo que no replicamos nosotros de nuestro árbol, lo podemos ver identificados en nuestras relaciones de pareja y amistades, pues lo que normalizamos en la infancia, es lo que sentimos como familiar por muy enfermizo que sea.

EJEMPLO 2:

Nacemos fruto de una pareja cuyo hombre/mujer es distante emocionalmente y narcisista, la mujer/hombre es materialista, ambos buscan el beneficio explotando al otro y además, se terminan divorciando.

Si nosotros, decidimos, no emular estos comportamientos conscientemente es bastante probable, que nos sintamos atraídos por personas que:

– Sean muy superficiales

– Tengan miedo a ser abandonadas (padres separados o huérfanas)

– Sean obsesivas con su imagen

– Tengan problemas emocionales

– Tengan miedo al compromiso

– Sean distantes

– Relaciones a distancia

Como no tenemos integrado lo sano en nosotros, vemos en los demás, aquello que hemos visto de pequeños. Por ello es muy importante, romper el molde familiar en el que nos hemos metido y explorarnos en todas las dimensiones posibles con la finalidad de hallarnos e integrar aquello que en el clan no se nos ha mostrado.

ALGUNOS EJEMPLOS:

– Si en mi familia han tenido problemas para pedir ayuda, yo tengo que aprender a pedir ayuda.

– Si en mi familia han tenido problemas para abrirse emocionalmente, yo tengo que abrirme emocionalmente.

– Si en mi familia han sufrido enfermedades en secreto, yo tengo que aprender a expresar mis emociones abiertamente.

– Si en mi familia se han producido abusos sexuales, yo tengo que aprender a relacionarme sexualmente de forma sana conmigo mismo y cultivar el sexo desde el amor y no desde el uso.

– Si en mi familia se han producido problemas con el alcohol, yo tengo que aprender a tener relaciones sanas con el mundo, con la gente, a dar amor, a compartir.

– Si en mi familia se han producido problemas con el tabaco, tengo que aprender a amarme, a sustituir los vicios por creatividad.

– Si en mi familia se han producido problemas de esquizofrenia, trastorno bipolar, personalidad límite, tengo que aprender a quitarme los roles familiares de encima, a no tratar de agradar a nadie, a dejar de intentar llamar la atención, a crear por el placer de crear para mí, sin espectadores, reconocerme en mi existencia desde mi arte y entregarlo al mundo.

– Si en mi familia se han producido problemas de ladrones, tengo que aprender a dar, a ser generoso y bondadoso, a compartir.

– Si en mi familia se han producido problemas de traiciones, tengo que aprender a cooperar y no envidiar.

– Si soy huérfano, tengo que aprender a aceptar que soy hijo del universo, que la vida me ha dado al planeta entero como familia, aprender a soltar, a aceptar y agradecer el milagro de vivir la compañía humana, y reconocer que la familia al final, es la que uno se crea.

– Si en mi familia se ha despreciado a la mujer, tengo que aprender a amar a la mujer y respetarla, y tengo que aprender a recibir, a dar.

– Si en mi familia se ha despreciado al hombre, tengo que aprender a amar al hombre y respetarlo, tengo que aprender a dar, a recibir.

Estos son algunos ejemplos, el camino de la sanación de la toma de conciencia, es trabajoso, si no escuchamos al inconsciente, él hará lo necesario para hacerse ver, hay que estar atentos.

¿Qué se niega mi familia? ¿Qué me niego yo?

Las prohibiciones familiares las proyectamos en las relaciones, y en base a eso, nosotros indagando en las represiones familiares, sabremos que tenemos que trabajar en nosotros mismos.

De esta manera, no sólo estamos encontrándonos a nosotros, sino que también estamos actuando en el inconsciente del árbol genealógico familiar, al relacionarnos a un nivel que ellos no han descubierto. Si nos sanamos nosotros, nuestro árbol se sana, estableciendo una relación depurada con nosotros, atraeremos a personas que justamente, se muevan en ese mismo proceso de búsqueda de sí mismos y así, se irán estableciendo relaciones más verdaderas y auténticas, las relaciones conscientes de pareja. Enfocadas al crecimiento de la raza humana.

El amor real nace cuando se trasciende el enamoramiento, que como he dicho, es pueril e infantilizado, el amor real adulto, emerge cuando la persona está desarrollada en sus centros mental, emocional, físico y sexual y entra en disposición a crear un proyecto de vida con otra persona, desde todos sus centros, se comunican, construyen juntos y respetan la propia individualidad del otro, sin invadir el espacio de cada uno, crean un espacio en común y lo nutren día a día.

Es fundamental en pareja unida, tener proyectos en común, pues con esas finalidades, se avanza, si una pareja no tiene planes, está condenada a fracasar, toda unión tiene que promover una creación en conjunto. Entrar en pareja, es entrar en terapia, tiene que haber un respeto y un afán por el crecimiento, escucha, y evidentemente, se puede tener romanticismo, pero no empañado bajo formas de dominio ni dependencia, sino siempre enfocado a hacer brillar al otro, y no bajo demandas, sino desde la pulsión natural de cada uno, aceptando lo que es, y permitiéndose ser desde su naturaleza.

Si vives una relación de dependencia, o toxicidad en pareja, es hora de sentarse y hablar y poner solución, si no hay solución, mejor cortar por lo sano.  Nadie tiene que vivir malestar, asume como puedes terminar en el futuro si no cortas la relación, apuesta siempre por tu bienestar, a veces podemos amar a alguien con muchos problemas, y nosotros haremos lo posible para ayudar, pero si la persona no se presta a seguir avanzando, tenemos que mirar por nuestra salud mental y física. No te permitas sufrir por la irresponsabilidad de los demás. 

Puedes leer más sobre todo estos temas en mi libro AVANZA, que puedes adquirir en formato digital aquí:

HAZ CLICK AQUÍ PARA ADQUIRIR MI LIBRO

Estudiando el árbol genealógico familiar

Has visto los patrones más habituales que se pueden “heredar” de la familia, ahora ha llegado el momento de ponerse a trabajar en tu árbol. Existen muchas formas de construir el árbol genealógico familiar, yo te voy a comentar lo que considero que es fundamental para realizar un buen estudio de aquellas creencias que gobiernan en las sombras tu vida.

Esas sombras, son las que te han metido en un molde, el papel que desempeñas para no sentirte rechazado por tu entorno familiar.

Construyendo tu árbol

Estructura dos partes, la familia de tu madre, desde tus bisabuelos en descendente hasta llegar a tu madre, y la familia de tu padre, desde tus bisabuelos en descendente hasta llegar a tu padre.Si tus padres son una pareja homosexual, o transexual, ya sean hombres o mujeres.

Es el mismo procedimiento. Pregunta cómo te concibieron, si hubo pasión, si te gestaron por alguna vía procedimental, natural o adoptado (luego me extenderé con el trabajo del adoptado en otro punto), también cómo se produjo tu nacimiento, parto natural, parto por fórceps, cesárea, si en el parto, hubo acompañamiento o no, todo cuenta.

Omito los tatarabuelos y anteriores generaciones debido a que cuanto más lejana es la generación, más se funde en el inconsciente colectivo, con el mundo, así que es menos probable que hayamos cargado con esos patrones, que igualmente, los más relevantes, portarán nuestros bisabuelos, abuelos, padres, nosotros.

Hay personas que agrupan los datos en casilleros o post its, yo siempre he preferido realizarlo en forma de esquema de árbol, procurando dejar espacio para anotar la información. Hoy día existen aplicaciones gráficas sencillas de manejar desde el ordenador para construir tu árbol, si quieres realizarlo a mano, busca unas buenas cartulinas de gran tamaño, las necesitarás, también te recomiendo que emplees dos colores diferentes para la cartulina, una para cada familia.

Por cada parte, empieza por la pareja formada por tus bisabuelos, anota toda la información posible, nombres, el lugar en el que nacieron, si emigraron, cómo se conocieron, a qué se dedicaban, qué tipo de relación tenían, qué tipo de personas eran, la situación en la que vivieron, si fué de riqueza, pobreza, represión en la sexualidad, si tuvieron enfermedades, accidentes, traumas, la edad en la que nacieron y fallecieron, de que fallecieron, cuando más detalles pongas, mejor.

Realiza lo mismo con sus hijos e hijas, hasta que llegues a tus padres,tíos, etc… Detalla todo lo que puedas, puedes extenderte, incorporar parejas de tus tíos, hijos, tipos de relación, la relación entre tus padres y tus abuelos, entre sus hermanos, si tus padres son transexuales, detallar las fechas de cambio, si han habido vicios, accidentes, rechazos familiares, absolutamente todo, todo lo que puedas detallar, lo vas a poner, entonces, entre tus padres, ahí crearás una unión de ambos árboles y te pondrás tú, si tienes hermanos o hermanas, también los incluyes.

Incorpora en tu espacio, con total sinceridad, tus virtudes y defectos, tus vicios, tus traumas, tus miedos, tus talentos, fecha de nacimiento, la forma en que te relacionas con tus padres, tus hermanos si tienes, como te relacionas con tu pareja, hijos si tienes, todo, con el mismo detalle y dedicación que el resto de tus familiares y más incluso. Ya que ese árbol, es para ti.

Observa todo detenidamente, y estudia tu propio comportamiento, cuanto más profundices, más conciencia tomarás de los patrones que estás repitiendo inconscientemente y proyectando en tu entorno, en tus relaciones, de esta forma darás luz a tu vida, viendo con claridad aquellos hábitos, creencias, miedos, traumas, que estabas replicando para encajar en la familia y que estaban afectando a tu desarrollo.

En el caso de que provengas de la adopción, te espera un trabajo complejo, ya que por un lado, tendrás que construir el árbol de tu familia adoptante, para ver qué patrones de clan te están tratando de proyectar, y por otro, realizar una investigación sobre tus familiares biológicos y tratar de reconstruir toda la información que te sea posible.

Recuerdo que cuando se dan familias ausentes, ya sean totales, o de padre o madre, la creencia que tenemos es la de abandono, el rechazo, cargamos con una culpabilidad con nosotros y con el mundo, se pueden crear patrones irracionales de llenar ese vacío en las relaciones, como te detallé anteriormente.

Si quedan espacios en blanco porque no has podido acceder a información, ya sea por negación del familiar, por adopción, o porque falleció o por otras circunstancias. No te preocupes, dejas ese espacio en blanco y céntrate en cumplimentar lo que sí sepas.

Explora tus pensamientos

Cuando tengas todo el árbol estructurado y queden espacios en blanco, si no tienes a la persona presente para investigarla, tendrás que hablar contigo. Ya que en ti, reside todo el inconsciente familiar. Si quieres saber algo sobre un familiar del que no tienes información, te dices en voz alta: “Voy a ser este familiar”. Si conoces su nombre, lo dices, si no lo conoces, simplemente dices que vas a ser ese familiar, trata de sentirte en la piel de ese familiar, explora tus pensamientos, emociones, abre tu mente a que te lleve a sitios, cierra los ojos e imagina su aspecto y anota todo en un papel, compara los patrones que se repiten en ti y en tu árbol, ya que, inconscientemente, llevas también información sobre esas personas de tu familia, aunque no las conozcas, tienes un vínculo, incorpora esa información a los huecos que te queden.

La familia no sólo funciona a un nivel físico, también opera en un nivel inconsciente, imagina una señal de wifi de un router y un conjunto de ordenadores que están conectados en red a esa señal. La familia funciona igual, hay una frecuencia que resuena a un nivel perceptible para los miembros del clan. Es por eso, que inconscientemente, nos sentimos atraídos por personas que pueden tener unos antecedentes familiares similares al nuestro, la frecuencia que emite esa persona es parecida al programa de clan, y el clan familiar, busca el patrón de repetición.

Cuando en ejercicios populares como las Constelaciones Familiares de Hellinger o la Psicomagia de Jodorowsky, la gente alucina por el hecho de que hayan desconocidos que desempeñen roles familiares que son muy cercanos a los modelos reales, no es casualidad, ni magia potagia, es debido a la frecuencia, las personas que se ofrecen a actuar y asistirte, tienen una frecuencia parecida a la tuya, y te muestran aquello que está almacenado en tu señal.

La familia es un Egregor, un concepto ocultista acuñado para designar al conjunto de individuos que se agrupan con un objetivo en común, mente colectiva de grupo. El egregor familiar es inconsciente, y “posee” a todos sus miembros para que sigan el patrón generación tras generación. Más adelante te hablaré de los Egregores en la sociedad.

Esa impronta vibracional inconsciente, la emitimos, y también nos sentiremos atraídos por quienes vibren de forma parecida a la familia. Para perpetuar lo mismo, de lo mismo.

Esa señal se configura, desestabilizando nuestros centros y generando egos, para explicarme de una forma más sencilla,  es como si tú nacieras siendo una nota musical perfectamente ejecutada, y alguien comenzará a cambiar notas, para que tu sonido sea exactamente igual que el resto de las notas de la familia y busques a personas que suenen como tú.

Así, cuanto más armónica sea la composición, relaciones más armónicas, cuanto más desafinada sea la composición, relaciones más desafinadas.

Aquí empieza tu camino, hacia tu liberación, si aprendes a ser consciente de los patrones que has adquirido en la familia, tu nivel de consciencia se desarrollará, ya que sabrás discernir lo que eres, del papel que desempeñas, sabrás diferenciar la plenitud de sentir aceptación por tu verdadera naturaleza, de la complacencia del ego de sentirse aceptado por ser una fotocopia del mismo clan.

Es un proceso, yo trabajo con mis consultantes y sus árboles familiares siempre o casi siempre, ya que hay personas más cerradas a trabajar a este nivel, pero fué uno de mis caminos de autoconocimiento, tanto para mí, como para muchas personas que lo realizaron conmigo, y los resultados en el preciso instante en que empiezas a trabajar en el árbol, son inmediatos, pueden darse situaciones en la familia inesperadas, o de repente, salir secretos al descubierto.

Abortos, abusos sexuales, rencillas entre familiares, hijos e hijas secretos, incestos, la familia en general, quiere mostrarse limpia, perfecta, y trata de esconder aquellos aspectos más turbios de su árbol, pero lo que no se expresa de forma directa, nosotros lo vamos a expresar en nuestra vida a través de comportamientos y relaciones, situaciones, porque nuestro receptor de wifi, está conectado al inconsciente familiar y va alterando nuestra composición.

Si eres joven, cuando alcances una edad adulta, abandona el nido familiar cuanto antes, para encontrarte a ti, cuanto más tiempo pases en el nido familiar, los patrones se fortalecen, haz lo que tengas que hacer, vete a vivir con otras personas o amistades, pero sal de la casa familiar cuanto antes, así, tus máscaras familiares, se te irán haciendo más presentes y reconocibles, a medida que tengas que buscarte la vida y desarrollar herramientas para sobrevivir.

Por eso se dice que cuando la gente vuelve a casa “por navidad”, al pasar un tiempo con sus padres, emergen roles que difieren de su personalidad fuera del entorno familiar, ya que si la persona no tiene localizados sus egos y estructuras, es fácil que vuelvan a disponerse en el papel del clan familiar.

Es por esto, que cuando empezamos a cambiar realmente, a ser quienes somos de verdad, la familia puede decirnos que estamos raros, diferentes, distantes. Ya que el clan, no va a reconocer en nosotros, ninguna impronta reconocible de ellos, a medida que nuestras máscaras caen, ellos no pueden reconocer sus máscaras en nosotros. Y eso es bueno, porque querrá decir, que estás empezando a ser quien eres, sin miedo al rechazo, habrás dejado de sacrificar tu naturaleza mendigando amor, por generarte amor propio desde tu ser esencial.

Si quieres hacer tu árbol genealógico familiar conmigo y acompañarte en tu proceso de búsqueda y transformación, puedes contratarme aquí:

Haz click aquí para contratar mis servicios.

5.0
10
Lifecoach experto en desarrollo emocional. Convierto tus dificultades en trampolines.
Desata tu potencial, gana seguridad, alcanza tus metas, alcanza tu amor propio.
Si quieres mejorar, estas en tu casa. Hay que Avanzar.