Cómo dejar de ser una persona tóxica. Es posible que seas de esas personas que constantemente se están quejando de la gente, de lo interesadas que son, o el daño que te hacen, cuando te apuñalan por la espalda, y lo buena persona que eres tú, que siempre lo das todo y siempre te pasa igual. Quizás no te hayas planteado nunca que tal vez puedas ser una persona tóxica y tú no lo sepas, no te preocupes, es algo usual, pocas personas tóxicas son conscientes de que lo son. Esto sucede por varias razones, la primera, que se han habituado a un entorno tóxico, probablemente desde la infancia, con la familia, que han generado en una falta de conciencia sobre sus propios comportamientos, es decir, que no acusan en su forma de ser ningún tipo de comportamiento que sea nocivo para los demás, ya que así es como se ha criado y es así como creen que tienen que ser. Te puedo poner varios ejemplos de esto que te menciono a continuación:

Imagina por ejemplo una persona que se ha criado en un entorno machista, un niño que ha crecido con un padre que siempre ha despreciado a su mujer, que únicamente ha prestado atención a los varones de casa, y que a su hija, también la ha despreciado por ser mujer, imagina que a este niño se le ha concedido siempre todo lo que ha querido, se le ha permitido hacer lo que le ha dado la gana, incluso faltarle el respeto a su  madre y a su hermana, por el hecho de ser mujeres, pues aquí se está cultivando un maltratador en potencia. Podría pasar que esta persona cuando llegue a la edad adulta tendrá tan normalizado esta clase de comportamientos que simplemente los ejecutará con total naturalidad, así, se buscará una mujer que sea sumisa y que permita que le rebajen, de esta forma, seguirá perpetuando lo que normalizó en su día a día, los mismos programas que tenía su padre con su madre, los ejecutará él con su mujer, y si tiene hijos, seguirá haciéndolo.

Otro ejemplo, una mujer se cria con un padre sumiso, y una madre controladora, quejica, irrespetuosa, hipocondríaca, que busca constantemente controlar a su hija en todo lo que hace, que le impide ser libre, le controla la hora de entrada y salida a casa, no le deja quedar con sus amistades, no le permite jugar ni cultivar sus inquietudes, podría pasar que esta niña, en su edad adulta, desarrolle comportamientos narcisistas y de abuso a los demás, puede convertirse en una persona manipuladora, controladora, caprichosa, envidiosa e hiper sensible, ya que no ha recibido la protección y amor necesarios para tener una fortaleza psicológica que le permita desenvolverse con tranquilidad en la vida. También puede desarrollar una extrema dependencia en las relaciones.

“Quizás no te hayas planteado nunca que tal vez puedas ser una persona tóxica y tú no lo sepas, no te preocupes, es algo usual, pocas personas tóxicas son conscientes de que lo son. Esto sucede por varias razones, la primera, que se han habituado a un entorno tóxico, probablemente desde la infancia, con la familia, que han generado en una falta de conciencia sobre sus propios comportamientos”

Otro ejemplo, un hombre que se cria en un entorno familiar donde los abusos sexuales en la familia se han normalizado, siendo abusado por sus familiares, también siendo abusado por hermanos, podría pasar que normalizará estos comportamientos y en su edad adulta se convirtiera en una persona abusadora física y sexual, maltratador psicológico.

Una persona que ha sido despreciada a lo largo de su infancia, que no se le ha valorado su talento, sus capacidades naturales, que se le ha impedido cultivar su propio espacio, puede convertirse en una persona narcisista, egocéntrica, que necesite constantemente llamar la atención de los demás, también puede ser una persona manipuladora nata y en el caso de tener hijos, impedir que sus hijos se desarrollen de forma libre, tratando constantemente de bloquear su crecimiento personal a través de desvalorizaciones constantes.

Todos estos patrones de comportamiento adquiridos en la familia, se terminan extrapolando a todos los niveles del sustrato social, si no somos conscientes de nuestros programas inconscientes, terminaremos emulando por repetición lo que nos inculcaron en todos los ámbitos, de esta forma, se crean las amistades tóxicas, con gente que sólo quiere quedar contigo para desahogarse, aprovecharse de ti y luego dejarte tirado como si fueras basura, también se crean las relaciones de pareja tóxicas, con personas vacías, dependientes y narcisistas, que buscan suplir sus carencias invadiendo el espacio personal del otro, así aparecen los jefes de empresa explotadores, maltratadores y abusadores sexuales, los trabajadores victimistas, criticones y pelotas. Así emergen los políticos corruptos, los empresarios sin escrúpulos. Todo tiene su origen en los dos pilares constituidos por la familia y la sociedad.

¿Cómo dejar de ser una persona tóxica?

Primero hay que reconocer una serie de rasgos característicos en este tipo de perfiles:

– Son personas egoístas

En realidad no tienen el menor interés por nadie, simplemente buscan satisfacer su propio narcisismo, pueden simular interés para conseguir sus objetivos, en el momento en que lo consiguen, dejan de interesarse de inmediato.

– Son narcisistas

Sólo saben hablar de sí mismos, no les interesa verdaderamente lo que las otras personas tengan que ofrecer, contar, ya que ellos tienen una autoconcepción de sí mismos tan elevada, que no creen que los demás puedan aportarles nada.

“Todos estos patrones de comportamiento adquiridos en la familia, se terminan extrapolando a todos los niveles del sustrato social, si no somos conscientes de nuestros programas inconscientes, terminaremos emulando por repetición lo que nos inculcaron en todos los ámbitos”

– Se muestran demasiado seguros de sí mismos, pueden ser prepotentes.

Bajo esa máscara de seguridad, se esconde una persona débil, infantil, que no permite mostrar ningún tipo de vulnerabilidad por miedo a que le ataquen.

– Se creen poseedores de la verdad absoluta con todo siempre

Son impositivos con su versión de las cosas siempre, no toleran no tener la razón, pueden llegar a mentir e inventarse datos, historias, con tal de imponer su versión de las cosas.

– Son altamente susceptibles

Cualquier cosa que les digas, aunque no te dirijas a ellos, les puede sentar mal.

– Son victimistas y manipuladores

Siempre tratarán de hacerte sentir mal por la forma de ser que tienes y que la culpa de todo siempre sea tuya,además pueden distorsionar los acontecimientos para confundirte y que tu seguridad sobre ti mismo vaya mermando para así poderte manipular mejor.

– Son controladores

No quieren que crezcas, que evoluciones, no quieren que los superes, ni que consigas nada en la vida, siempre tratarán de boicotearte, ya sea con consejos para alimentar tu inseguridad o para que fracases en tus cometidos.

– Siempre critican a las espaldas de la gente

Hablan mal de todo el mundo, así que puedes tener por seguro que también hablarán de ti cuando no te encuentres.

– Suelen tener alguna adicción

Ya sea a substáncias, drogas, vicios, son personas con carencias y abusos grandes, que tratarán de llenar a través de alguna de estas cosas.

– Son posesivos y celosos

No tolerarán que te relaciones con otras personas que no sean ellos, criticarán tus amistades y tu entorno.

– Desvalorizan

Cualquier cosa que hagas, los gustos que tengas por algo, sea lo que sea, nunca será interesante para ellos.

– Nunca tendrán suficiente con nada

Esto es algo común, siempre necesitarán más amor, siempre necesitarán más cosas, siempre sentirán un vacío interior, ya que son incapaces de amarse a sí mismos de verdad.

– Maltratan

Ya sea de forma verbal, no verbal, física, sexualmente, son personas que tratarán de destruírte por todos los medios para que sientas como ellos se sienten. 

– No se hacen responsables

Esto es un rasgo muy común, la persona tóxica no quiere asumir la responsabilidad sobre sus actos, debido al dolor que ello le supone, el aceptar este hecho le haría ser consciente de lo que es, algo que rechaza, pues no quiere sentirse mala persona.

Lamentablemente, hay mucha gente que reune alguna de las características que he mencionado, en una persona tóxica se puede dar una polaridad o bien ambas. Te las comento a continuación:

– Si la persona ha sufrido excesos y abusos, esta persona puede convertirse en alguien sumiso, o bien en una persona abusadora, o bien se pueden dar ambas vertientes, ser una persona sumisa y abusadora a la vez.

¿Te identificas con algo de lo que te he dicho? En primer lugar, si es así, no tienes nada por lo que avergonzarte, todos en algún momento de nuestras vidas hemos sido tóxicos en algún aspecto, es normal, las estructuras familiares y sociales no suelen ser lo suficientemente sanas y conscientes como para que la gente se desarrolle en su etapa adulta de una forma normal. 

“Tienes que pensar que detrás del comportamiento tóxico, hay un niño o una niña dolido por lo que ha vivido en la infancia, esa incapacidad de ser lo que es, lo ha convertido en un monstruo devorado por sus egos, creados por las carencias y abusos de la niñez”

Lo importante en primer lugar es que reconozcas tu propia toxicidad y que aceptes los patrones tóxicos que tienes, para esto, recomiendo tomar conciencia de los programas inconscientes de clan familiar que arrastramos, allí verás con claridad de qué personas de tu familia has adoptado determinados comportamientos.

Una vez hecho esto, tienes que cortar con cada patrón y convertirte en la persona que realmente quieres ser, para eso yo recomiendo que realices un cambio de hábitos, desde la mente, la emoción y la acción.

Por ejemplo, si te visualizas en el futuro sin cambiar, manteniendo esos comportamientos tóxicos, visualizaté de la peor forma posible, como una persona sola, sumida en la mediocridad, sin amistades, sin brillo personal ni profesional, consumida totalmente en adicciones de todo tipo, enfermedades, cuanto mayor sea el impacto de lo que imagines mejor, eso te creará un refuerzo emocional fuerte que también te motivará a salir adelante. Algo que va muy bien también, es observar como han acabado tus familiares, que normalmente suelen terminar muy mal, y plantearte si realmente quieres seguir por el mismo camino que ellos.

En mi caso, he tenido que sanar muchas cosas de mi familia, patrones inconscientes de desvalorización, alcoholismo, invasión territorial, negación de talentos, infidelidad, desprecio de la mujer, narcisismo, etc… Realizar mi árbol familiar en profundidad me hizo tomar conciencia de todos estos patrones que te menciono y también me hizo tomar acción para convertirme realmente en quien soy, y no repetir los fantasmas de mis familiares. 

“No nos queda más remedio que acoger a nuestro niño, aprender a verlo desde la mente, amarlo desde el corazón, apreciarlo desde lo físico, desarrollar su potencial creativo desde el sexo”

Es en ese momento cuando despiertas de verdad y empieza tu camino hacia tu sanación.

Todos podemos escoger que queremos ser, pero para ello, hay que abrir los ojos y descubrir nuestras miserias, detrás de cada vicio, detrás de cada comportamiento tóxico, se esconde una virtud que nos estamos negando a entregar al mundo. 

Todos somos tesoros en potencia. Hay que avanzar.

 

 

4.9
15