Inicialmente, a nivel simbólico formamos pareja con nuestros padres o abuelos o hermanos, son los modelos arquetípicos que establecemos en la infancia, después pasamos al plano del amor adolescente, el romanticismo, el enamoramiento, que nos permite explorar otras personas más allá de la familia, y después se pasa al plano del amor adulto.

Cuando no estamos en pareja con nadie, inconscientemente seguimos formando pareja con alguno de nuestros modelos familiares, siempre estamos emparejados con alguien de alguna forma, tanto si estamos solos como si estamos acompañados.

En base a los patrones que hayas adquirido en familia y sociedad, vemos la desvalorización por todas partes, con mujeres y con hombres, creando sentimientos de culpabilidad, fragmentación y victimización en ambos sexos, una ingeniería social que se propaga por los medios de comunicación y las poblaciones, infectando a las masas necesitadas de sentirse partes de un colectivo, sentirse útiles, al final, inconscientemente, se convierten en herramientas de control y manipulación que sirven a los intereses de unos pocos para terminar sometiendo más a la humanidad.

Y por otro lado, el nivel de consciencia que tengas sobre ti y tus condicionantes, atraerás a tu vida un tipo determinado de relación de pareja, piensa que cuando dos personas se unen, también se están uniendo sus árboles familiares, el inconsciente tiene un gran peso cuando establecemos una relación.

El modelo de pareja que establecieron tus padres, puede ser un modelo que tu busques en las relaciones, al igual que el tipo de relación que tuviste con ellos. Las carencias que no tengas sanadas, las buscarás en otras personas, al igual que otras personas, buscarán que tu llenes sus carencias.

De ti depende transformarte para generar unas relaciones sanas y armoniosas con el mundo y los demás. Te hablaré primero de algunos tipos de relaciones que se suelen dar con frecuencia:

Relación masoquista:

“Cómo abusaron de mí, abusare de ti” “Cómo abusaron de mí, busco que abusen” “Rechazo a los hombres, rechazo a las mujeres”

Si nos hemos criado en entornos familiares abusivos, ya sea de abuso psicológico, sexual, emocional, probablemente busquemos alguien que abuse de nosotros, o bien nosotros abusar, el rol puede mantenerse o intercambiarse, pues, hay una neurosis de desvalorización muy fuerte, y conducta violenta, atraemos este tipo de relaciones y situaciones a nuestra vida, reflejando lo normalizado en nuestra infancia.

Mismamente, un padre maltratador, o una madre maltratadora, pueden incentivar que sintamos rechazo por el sexo opuesto o buscar en alguien del mismo sexo lo que nuestro familiar no nos dió, o replicar justamente el mismo tipo de relación.

La personalidad psicópata en las relaciones masoquistas

Quiero dedicar un espacio a hablar sobre este tipo de configuración. Los podemos encontrar en ambos sexos y en todos los entornos, las tendencias nihilistas actuales, enfocadas a lo superficial, la exaltación del postureo y el valor a lo material los está disfrazando más, en unas tomas de contacto no son fáciles de identificar, pero hay unos rasgos que suelen manifestarse, y si actuamos siendo lo que somos, los podemos sacar de sus esquemas con rapidez.

La personalidad psicópata emerge cuando los centros son devorados por los egos, y la persona sana termina diluyéndose en las máscaras a nivel extremo, para ello tienen que sucederse situaciones en el entorno familiar, social, normalmente en la infancia, que deformen el equilibrio individual, generando patrones comportamentales tóxicos disfrazados de normalidad por el entorno. Suelen ser personalidades muy acomplejadas, con los egos divididos en comportamientos de sumisión y dominación a la vez. De esa forma manipulan y desvirtúan su imagen para confundir a la gente.

Es común que el psicópata sea un ser con un atractivo especial, de esta forma encandila a sus víctimas, muestra una carnaza interesante, puede ser que tenga un aspecto exterior cuidado, vista de forma llamativa, emplee un lenguaje dulce, o que se muestre muy interesado por ti repentinamente.

Si te fijas, verás que su comportamiento no sigue unas pautas emocionales orgánicas, todo si lo estudias detenidamente lo hallarás impostado, muy calculado, son buenos actores y tienen todo muy bien estudiado, pero con las reacciones imprevistas los pillarás de sorpresa, ya que al mecanizarse tanto no sobrellevan bien los cambios repentinos y ahí puedes pillarlos, no reaccionan espontáneamente.

Aunque no se lo pidas, con su particular encanto, parecen seres altruistas, preocupados por todo y por el bienestar de todo, es una fachada para acceder a tu corazón, fijate en su comportamiento, más que en sus palabras.

Buscan ayudarte sin que se lo pidas, porque en realidad, su naturaleza pretende controlarte y poco a poco anularte, así de forma inconsciente les vamos dando poder, a través de su extrema implicación, en realidad, te está anulando poco a poco.

Te hacen comentarios sobre tus talentos de forma bromista, te dicen que no lo dicen en serio, pero lo suelen repetir constantemente, te juzgan por tu vestir, por tus gustos, tu aspecto, por tus sueños y metas, tratan de forma muy sutil que tu autoestima se vaya mermando, para que ellos se coloquen por encima de ti, para el psicópata, tú eres el perdedor y él es el ganador siempre. Y así te lo va a hacer saber, y te hará sentir así.

Todo gira en torno a sí mism@s, su aspecto físico, sus capacidades, constantemente necesitan hablar sobre sí mism@s y lo demás lo desprecian o no le prestan atención.

Observa cómo se ponen cuando te cuentan cualquier cosa que hayan hecho, por banal que sea, y como no te prestan atención cuando tu les hablas sobre tu vida o alguna vivencia. Por la misma tendencia de llamar la atención y chupar tu energía, constantemente ellos serán los que vivan peores cosas, si a ti te pasa algo, no te preocupes, que ellos harán que te sientas peor, por el hecho de que ellos han vivido algo mucho peor que tú, siempre tendrán alguna excusa para no asumir su responsabilidad y girarte todo a tí, el problema es que a medida que te desestabilices emocionalmente, terminarás creyendo que todo es culpa tuya.

No tolerarán que te relaciones con amistades, que conozcas a otras personas, buscarán por todos los medios hacerte sentir mal por ello. Recuerda que su meta es controlarte y anularte, y ni mucho menos te van a compartir con nadie, ten mucho cuidado con esto, jamás permitas que nadie te aparte de tu foco de relaciones, pues busca justamente romperte y aislarte para terminar manipulándote a su antojo.

Si establecemos contacto con un/una psicópata a nivel de relación, el mantener trato con nuestros amigos más íntimos puede hacer que salgamos de su control, debido a que tendremos una visión objetiva de lo que estamos viviendo.

El arma clásica del psicópata, estas personas vienen de haber padecido situaciones de abusos, humillaciones, y maltrato psicológico, sexual o físico, sus creencias basadas en sus experiencias les han moldeado la personalidad hacia el dominio y el abuso de los demás. El chantaje emocional es típico, lo hacen a diario, primero de forma sutil, haciéndote sentir mal por tu comportamiento, tu forma de pensar, tus gustos, y paulatinamente, lo van extendiendo a más campos, el objetivo, mermar tu confianza, tu autoestima, dejarte totalmente destrozado.

Cuando no consiguen sacarte de tus casillas, se exaltan, se cabrean, te pueden amenazar, pegarte, tener tentativas de suicidio, lo que sea con tal de mantenerte bajo control.

Ya sabes, si ves comportamientos raros en esa persona que has conocido, o inclusive en tu entorno, en ese amigo que te cae bien pero que nunca te ha acabado de cuadrar pero te parece buena persona, indaga.

Las apariencias engañan, observate a ti, observa tus creencias y condicionantes, el tipo de personas con las que te relacionas, y sobretodo, establece bien tus valores y parámetros, tus criterios, cuanto más claro tengas quien eres, menos psicópatas entrarán en tu vida. Comprobado, palabra de Oscar que lo he vivido en mis carnes. Cultiva tu amor propio.

Relación incestuosa

“Estoy unido a mi padre/madre/hermano/etc y no voy a sustituirlo”

“Hago pareja con mi herman@”

“Eres igual que mi padre/madre/hermano/etc y por eso te integro”

“No voy a cortar con mi amor platónico familiar”

Se buscan personas que sean muy similares al familiar con el que estamos emocionalmente vinculados, o bien si tenemos a nuestro nudo platónico en un altar, podemos boicotear las relaciones para permanecer unidos siempre a nuestro familiar, razón por la cual, mucha gente no tiene pareja estable nunca, ya que no muestran una disposición real a tener pareja.

Puede derivar a comportamientos de infidelidad, abuso de sustancias, para bloquear el sentimiento de deseo inconsciente de unión con nuestro familiar, a la vez que destructivo, de no sentirnos correspondidos por nadie, ya que psicológicamente, no nos permitimos ser “infieles” a la pareja formada por el familiar.

También se puede dar que como hijos de padres divorciados, separados, ausentes, tengamos que hacernos cargo de hermanos, hermanas, papás y mamás.

Formando pareja con nuestro padre o madre y desempeñando un rol para cuidar a nuestros hermanos. Esto derivará en que establezcamos relaciones con personas que se sientan abandonadas por sus padres, emocionalmente infantiles, dependientes y narcisistas, que reclamarán en nosotros el mismo papel que hemos desempeñado en la familia.

Relación materialista

“Como me han sobreprotegido, me anularon, no sirvo para mantenerme por mí mismo, necesito un padre/madre que me mantenga”

“He vivido en pobreza, y ahora necesito que me cuides”

“Me han dado todo, y quiero todo de ti para que me demuestres que me quieres”

Personas que han vivido en abundancia material, debido a una incapacidad de los padres de emitir amor afectivo, buscarán impulsivamente a personas probablemente mucho más mayores, con acceso económico para que los mantengan, también pueden ser personas dictadoras, que roban, que intenten aprovecharse del otro, buscando satisfacer sus deseos, caprichos, de forma egoísta y narcisista constantemente, se sienten vacíos a nivel emocional, porque no han recibido amor real, y buscan llenar ese vacío a través de la compra compulsiva, los placeres del paladar, el sexo vacío, el alcohol, las drogas, huyendo de sí mismos, porqué al no sentirse amados, se sienten desubicados en el mundo.

Relación padre/madre ausente:

“Como me abandonaron, te abandono” “Como me abandonaron, me abandono” “Como no me aman, no me amo, me destruyo, y te destruyo”.

Común en personas que han sido huérfanas, adoptados, personas que han vivido procesos de separación, divorcio, se sienten desubicados a nivel emocional, con la autoestima baja, buscan alguien que los proteja, que les haga de padre y de madre, pueden tener comportamientos sexuales promíscuos, al sentirse tan necesitados de amor y atención, a la mínima en que alguien los atienda, ceden con facilidad, también a relaciones tóxicas y dependientes, ya que al igual, que pueden demandar atención, se desprecian al no sentirse queridos, y buscan que los protejan y que los desprecien a la vez, pues es la dualidad en la que se han criado.

El ser humano que es adoptado, vive una experiencia fuerte que marca una creencia a fuego en sus centros. El abandono, no se siente válido, le invade la culpabilidad y se cuestiona el motivo por el cual, no ha sido aceptado por su clan. Se siente perdido en la humanidad, incapaz de estabilizar sus centros mentales, emocionales, físicos y sexuales.

Ya que no tiene ningún referente, navega a la deriva, sin arquetipos.Así que el primer programa que tiene en su sistema de creencias es el auto abandono, la autodestrucción y el rechazo de sí mismo y de los demás.

El ser humano que sea integrado en otro clan familiar, tendrá dos confrontaciones, por un lado, su programa de rechazo a cualquier clan, para ser fiel a su creencia de que no vale para nada, y la contradicción que le supone integrarse en unos patrones y hábitos que no son los de su clan real.

Esto deriva en comportamientos de rabia, odio, ya que el adoptado siente que es abusado por todas las vertientes, por un lado no comprenden su situación de desplazamiento, y se siente invadido en todos los territorios interiores que él mismo ni siquiera conoce.

Posiblemente sea uno de los trabajos más complejos a la hora de sanarse a uno mismo, el adoptado tendrá que reconstruir su árbol biológico, desempeñando un trabajo de investigación sobre sus verdaderos orígenes, ya que tiene derecho como ser humano de conocer su historia.

A partir de ahí, indagar qué patrones inconscientes ha heredado de sus familiares originales, ya que, en el vientre materno, se transmiten indicaciones desde la madre a nivel neuroemocional, además del ambiente y el contexto que puede influir a nivel epigenético.

En la medida en que le es posible, el adoptado para su sanación tendrá que reconstruir su árbol real, y lo que no sepa o no pueda alcanzar a hallar, deberá encontrarlo en sus propios hábitos y pulsiones, a través de nuestros lenguajes corporales, expresiones,comportamientos, se esconden patrones de nuestros familiares.

Recomiendo el trabajo teatral y jugar con metáforas con alineaciones familiares para que el adoptado pueda reconstruir desde su inconsciente patrones de su árbol fantasma.

Así, si el adoptado no halla a la gente, tendrá que evocarla desde su imaginación, conectar con su interior, con sus genes y desde ahí, proyectarse hacia afuera. El ser humano adoptado que construya una familia, se verá en la complicada tarea de tenerse que sanar a sí mismo, generando un punto de unión, entre él y la familia, en el momento en que el adoptado hace esto, todos sus miedos, van a salir a la luz, ya que está contradiciendo absolutamente todos sus programas.

La pareja que construya con el adoptado tiene que tener un altísimo nivel de compresión y una fortaleza emocional inmensa, ya que estamos hablando de personas que tienen que rehacer su propia concepción del mundo desde la raíz, a la vez que se forman a sí mismos.

El adoptado en su proceso más poderoso, se puede convertir en un individuo altamente consciente, y conectado con la familia global, con el mundo y el universo, debido a este proceso tan fuerte de reconstrucción.

A mayores dificultades en la vida, mayores transformaciones. Y a todas las personas que son adoptadas y están en búsqueda de su identidad, ánimo, sólo vosotros mismos podéis descubrir quién sois, nadie más. Todos somos una gran familia.

Relación codependiente:

“No sé vivir sin tí” “Si me dejas, me mato” “Si te veo con otra, te mato”

Lamentablemente, un tipo de relación muy alimentada por la ficción cinematográfica, las series y los libros, formulando un concepto de relación tóxica, egótica, controladora y enfermiza, donde se exige a la otra persona plena disposición constantemente, entrega traspasando los umbrales del respeto y entrando en sumisión, y el chantaje emocional, personas con niveles de autoestima muy bajos, que han sido despreciados por la familia, abusos de todo tipo, pueden expresar este tipo de comportamientos, ya que se da el matiz de controlar al otro, restringir la libertad, por miedo a ser reemplazados por otra persona.

Se confunde la dependencia, la necesidad constante de estar con la otra persona, con el amor, luego, cuando se establecen relaciones más sanas o hay oportunidad de tener relaciones sanas, se cortan rápidamente, ya que al tener la confusión de que a más dependencia, más amor, la persona busca justamente eso, sin ser consciente de que el amor sano, implica libertad, tranquilidad, y una necesidad de estar con la otra persona de forma sana, respetando su individualidad y su tiempo, sin convertirse en un sin vivir.

Es común que las relaciones de codependencia empiecen muy apasionadas, con ambas personas realizando toda clase de locuras por la otra persona, y poco a poco se vaya convirtiendo en una lucha de poder entre el uno y el otro, por restringir las libertades, debido a que en realidad, hay una inseguridad por parte de ambos muy grande, y una búsqueda egoísta de llenar los vacíos interiores que son incapaces de llenar en soledad, así que usan la relación para huír de sus vidas, con las desastrosas consecuencias que ello supone para la pareja.

A mayor inseguridad, mayor dependencia y necesidad de control. Todo producto de la falta de amor propio. A mayor seguridad y amor propio, mayor independencia y respeto por la libertad de los demás.

A mayor amor propio, mayor disfrute del tiempo individual de uno mismo. Emanando una energía que genera paz a las personas ajenas a uno, debido al equilibrio interior que funciona como balsámico emocional para el resto.

¿Cómo ceso de atraer relaciones tóxicas o de ser tóxico para los demás?

Estudia tu árbol familiar desde bisabuelos, hasta abuelos, tíos, padres, hasta llegar a ti y tus hermanos si tienes. Anota todo lo que puedas en ese árbol, fechas de nacimiento, enfermedades, fallecimientos, relaciones, abusos, trabajos, todo lo que consideres que puede serte útil para indagar en los condicionantes que puedes arrastrar. Si eres huérfano, puedes hacer dos cosas:

  1. Investigar sobre tus verdaderos padres.
  2. Hacer el árbol con tus padres adoptivos por un lado, y desentramar a través de las relaciones que tienes con los demás y con el mundo, los patrones que inconscientemente arrastres de tu árbol generacional desconocido.

También puedes imaginar en una sala vacía a los padres que no conozcas y ver como tu intuición te dice que son, hazlos interactuar con otras personas y observa cómo se comportan. Ponles a bailar, a beber, a fornicar, a trabajar, y permite que la imaginación te muestre sin juicios.

Tomando conciencia de nuestros condicionantes, podemos coger esas creencias y convertirlas.

Hay que establecer nuestros valores y criterios propios y desechar los normalizados por la familia y las experiencias que hayamos tenido. Hay que ser ante todo, muy sinceros con nosotros mismos y estar dispuestos a cambiar, si hay voluntad de hacerlo, y ponemos toda nuestra atención en ello, asumiendo la responsabilidad y las repercusiones sobre nuestros cambios. Se cambia.

El mundo se tiene que sanar, y ello empieza por sanar nuestras relaciones. No tenemos porqué seguir el papel que se nos ha asignado en la familia por el rol que han desempeñado nuestros padres. Podemos elegir quien queremos ser, en quien nos queremos convertir, y llevar un estilo de vida y de relaciones que sea saludable, rico y consciente para nosotros y el mundo.

4.9
15
Lifecoach experto en desarrollo emocional. Convierto tus dificultades en trampolines.
Desata tu potencial, gana seguridad, alcanza tus metas, alcanza tu amor propio.
Si quieres mejorar, estas en tu casa. Hay que Avanzar.