¿Sufres de ruído mental? ¿Sabes qué es? Quizás lo estes padeciendo y ni siquiera eras consciente de ello. El ruído mental son todos esos pensamientos intrusos que se meten en tu mente, valga la redundancia, impidiendo que pienses tú con claridad, provocándote estrés, miedo, inseguridad, desconfianza y alterando tus patrones normales de conducta, hasta el punto de que pueden bloquearte totalmente.

El ruído mental tiene un origen y es lo primero que tienes que determinar. ¿De dónde vienen estos pensamientos? Pues, es bastante probable que  el ruído provenga de condicionantes adquiridos por lo que te hayan dicho, y voy a ser muy pesado con esto, pero profundiza en lo que has vivido a nivel familiar. Frases como: “Eso no lo puedes hacer” “Eso es muy complicado para ti” “Vas a tener que estudiar mucho para eso” “Nadie ha logrado vivir de esa manera”, por ponerte un ejemplo, son buenas bases para construír en ti esos pensamientos intrusivos que no te dejen en paz. Luego la sociedad y tus amistades, se encargarán de alimentarte aún más tus limitaciones para que tu cabeza parezca una lavadora haciendo el pino mientras que centrifuga una batidora dentro con cubos de rubik. Eso es así.

Todas esas veces que has tenido un exámen y has pensado que lo vas a suspender, piensa de dónde viene esa inseguridad. Alguien te lo tiene que haber transmitido. Alguien ha marcado en ti una forma de comportarte, unas creencias de desvalorización, Todas esas veces que te has negado a realizar alguna actividad física, deportiva, por un miedo irracional que te ha invadido, piensa en los temores que tus familiares han tenido. Todas esas veces que no has querido viajar a algún lugar. Todas esas veces que te ha gustado alguien, y no has dado el paso de abrirte a que te conozca. En todo lo que te he contado, hay un desencadenante, el ruído mental, que provoca que tú, en vez de vivir la situación presente, te condiciones por todas esas imágenes de fracaso, rechazo y dolor, que únicamente fomentan que tu vida transite por un camino limitado. Igualmente aplicable es al tema de dejar el trabajo, si te fijas, la sociedad es experta en implantar ruído mental en nuestras queridas cabezas, para que nos convirtamos en seres lo más predecibles posibles.

ALÉJATE DE ESA MIERDA

Efectivamente, la intuición nos avisa siempre, siempre, siempre.

Pero tenemos tanto ruído mental que pasamos olímpicamente de ella, y luego lo que acontece es el proceso de siempre, una cadena de acontecimientos que ya conocemos, pues cíclicamente los vivimos de forma similar, y nos planteamos el motivo por el cual, no cesamos de vivir exactamente las mismas situaciones, una y otra vez.

Bien, es algo neurótico, así es, repetimos patrones, porqué estamos siendo dominados por nuestro inconsciente, por nuestros egos, y no estamos escuchando a la intuición, ni al sentido común.

Tomar elecciones amparándonos en el miedo, en la comodidad, impulsivamente, únicamente acarreará que nos topemos una y otra vez, con la misma mierda.

Y estoy seguro que ninguno de nosotros, queremos tropezar con ello, una y otra vez, la única opción, es prestar atención, al entorno, a nosotros, a las señales, a las personas que se nos acercan, seguir la intuición y fluír con ella, haciendo caso omiso a lo demás, cuando la intuición nos diga alerta, no podemos ignorarla, aunque se nos presente algo muy suculento, muchas veces la vida, nos va a plantear caballos de Troya, pruebas, tentaciones, que en realidad, no son más que la misma mierda, decorada de otra forma. El camino de la madurez pasa por trascender esos ciclos, cambiar en profundidad con nosotros mismos, supone dejar de lado esas repeticiones, porqué cuando cambiamos, estamos desapegándonos de viejos programas, y aceptando una evolución, o lo que es lo mismo, estamos tomando verdaderamente, responsabilidad.

Existen técnicas para ir domando todo ese ruído mental. En mi caso, en su día me fué muy bien hablar en voz alta. Cada vez que un pensamiento ruidoso invadía mi cabeza, me ponía a hablar en voz alta conmigo mismo, eso interrumpía el bucle de golpe.

Permite que te comparta algo que aprendí cuando estudiaba interpretación, a la hora de realizar escenas que los profesores tenían que evaluar, podía pasar una semana preparando todo meticulosamente, y horas antes de ir a la escuela, me ponía muy nervioso, mi cuerpo comenzaba a tensarse, era para mí tan sumamente importante la prueba, que se me disparaba todo, los maestros me decían que no iba a poder actuar en mi vida con todos esos bloqueos, una profesora me dió la respuesta, me dijo que tenía que dejar de preocuparme y ocuparme para destensar, así era, mi mente se llenaba de tanto ruído, que terminaba por afectar a todos mis centros de gestión, hasta el punto en que me boicoteaba a mí mismo.

Pero en el momento en que me centré en algo concreto, el nerviosismo desaparecía al cabo de unos pocos segundos, toda mi concentración se enfocaba y estaba totalmente lúcido, disfrutando en presente de lo que hacía. ¿Cómo lograba concentrarme escénicamente para que la mente no me invadiera con sus inseguridades? Me concentraba en una acción concreta, podía ser pasear, o tocarme los botones, o tener mi atención fijada en pensamientos internos del personaje, el caso era, mantenerme ocupado, y no preocupado, y entonces, ocurría la magia. Este método que te he comentado, puedes aplicarlo en tu día a día, cada vez que sientas que tu mente se pone ruidosa, prueba a concentrarte en tu forma de caminar, en tu forma de respirar, ponte a cantar, de repente, tus secuencias de pensamiento cambiarán y saldrás de ese estado.

También va muy bien la meditación, vas meditando un poco cada día, y verás como el ruído mental también se va diluyendo, ya que tu atención en presente aumentará, y serás capaz de desapegarte de los pensamientos intrusivos.

Los paseos por lugares naturales tranquilos y bonitos, ayudan a que tu mente se desintoxique.

Aprende a identificar a través del estudio de tu familia y tus experiencias, de dónde provienen los pensamientos instrusos y haz un ataque de pensamientos conscientes tuyos, anota los pensamientos negativos y pon al lado un pensamiento que lo polarice, te pongo algunos ejemplos:

– No me merezco un buen trabajo por…. soy capaz de tener el trabajo que este a la altura de mis verdaderas capacidades.
– No voy a tener dinero para ser libre por….. tendré todo el dinero que necesite, sólo tengo que enfocarme con toda mi voluntad.
– No agrado a nadie por….me amo a mi y eso es lo importante
– La gente piensa que soy un ser extraño por….lo que la gente piense de mí, no es mi responsabilidad.
– El mundo es malo por…. aunque hayan cosas que no me gustan en el mundo, también hay cosas que me gustan.
– No voy a triunfar por….creo en mi potencial para conseguir lo que me proponga.
– No valgo para nada por…..tengo algo que aportar al mundo.

Emplea tu creatividad para romper los límites y también es importante que refuerces tus pensamientos nuevos con acciones, en mi caso, ya te he comentado antes que lo de hablar en voz alta me va muy bien, pero en tu caso puedes hacer otras cosas, si cada día realizas cosas que no habías hecho nunca, también cambiarás patrones mentales, ya que establecerás nuevas conexiones que incentivarán que el ruído también se vaya desplazando, el caso es generar sorpresas a tu mente para que vaya reconfigurándose.

Si te saturas por los acontecimientos futuros, recuerda, que el futuro está en tu mente, lo imaginas, no te permites hacer en el presente, si te ahogas por el exceso de sucesos, disfruta de cada paso.

También jugar te irá muy bien, sacar a tu niño interior hace que las cosas pierdan densidad, y podrás apreciarlas desde otro enfoque.

Corta también, relación con entornos y personas que limiten tus creencias, si no tienes más remedio que relacionarte con ellas por la razón que sea, no compartas aquellas cosas que sabes que pueden ensuciarte, sé estratega.

La preocupación por acontecimientos futuros, también es un clásico del ruído mental, mi consejo es, que en vez de preocuparte, ocúpate en buscar soluciones lo antes posible.

También puede que hayas tenido una experiencia traumática en el pasado con alguna vivencia o accidente, busca crear una situación que sea altamente positiva, relacionada con el trauma que tuviste para reemplazar el recuerdo negativo por otro bonito y positivo.

¿TIENES MIEDO A DAR EL PRIMER PASO?

Quizás llevas tiempo queriendo cambiar tu vida, pero siempre hay algo que “te impide” hacerlo, puede ser una situación emocional, económica, familiar, personal. o puede que únicamente estes enfocando tu atención en problemas y haciéndolos más grandes para no asumir la verdad.

ACCEDIENDO A LOS BLOQUEOS

A todos sin excepción nos da miedo asumir riesgos, a mí también. ¿A quién no? Pero la diferencia entre las personas que avanzan y las que no,es que las primeras, aún teniendo miedo, deciden dar el primer paso. ¿Cuales suelen ser los principales motivos de bloqueo? Vamos a repasarlos:

– MIEDO A LO DESCONOCIDO

Este es un clásico, el salirse de la zona de confort, de lo que conoces, el emprender algo hacia lo incierto, genera malestar, porque no te has acostumbrado a desenvolverte en terrenos que ignoras. Es un miedo, provocado por la falta de información.

¿Cómo se soluciona esto?

Pues informándote, puedes hacerlo de varias formas, a través de personas que ya hayan pasado por esos terrenos desconocidos, y con todo, esas personas te darán su percepción individual, también puedes leer libros, donde tendrás lo mismo, la percepción individual de alguien, o bien, lo más divertido y duro a la vez, experimentarlo tú, así sacarás el mayor aprendizaje, te curtirás y crecerás personalmente.

– MIEDO POR PREJUICIOS

Estos miedos son infundados, bien por tus familiares, o por tus amistades, y la sociedad. “No hagas eso que te va a salir mal”, “No viajes a ese lugar que es peligroso” “No montes ese negocio que te hundirás” “No inviertas tu dinero en eso que fracasarás””Ahora no es buen momento” etc… Son este tipo de palabras repetidas una y otra vez, las que acaban haciendo mella en tu propia seguridad y terminan alimentando tus bloqueos para no hacer, tienes miedo a sufrir, a sentir dolor, y eso te mantiene en actitud de bloqueo.

¿Cómo se soluciona esto?

Ponte en acción ya, despréndete o aléjate de personas que te alimenten con creencias limitantes y negativas, en el fondo, sólo quieren hundirte para que no las superes, y ese tipo de personas, no son convenientes de tener cerca. Relaciónate con personas que hayan superado barreras y límites, que te inspiren a romper tus propios bloqueos, y alimentate con la creencia de que todo es posible.

– FALTA DE FORMACIÓN

Puedes creer que no tienes la preparación necesaria para ir a dónde quieras ir, emprender lo que quieras emprender, puedes compararte constantemente con personas que están en un camino más lejano que el tuyo y eso te frustra.

¿Cómo se soluciona esto?

Si te falta formación, fórmate, hoy día existen multitud de vías para que uno se forme y adquiera lo que necesite para emprender su camino.

En mi caso por ejemplo, yo tengo una vasta experiencia en el manejo y la gestión de las emociones, también en el desarrollo personal, llevo toda mi vida con ello, pero hasta hace bien poco, estaba totalmente desvinculado de las redes sociales, el uso de móviles y otros programas fundamentales, era una persona desapegada de la tecnología, más centrado en lo artístico y las artes marciales, tampoco tenía ni idea del sistema de emprendimiento en la red, ni de negocios digitales, ni de toda la gente que hay a día de hoy, moviéndose por estos terrenos desde hace años. Desde que empecé Hay que Avanzar con Ester, no ceso de asistir a eventos formativos y de conocer a personas ya posicionadas y lo combino con la acción directa para implementar los conocimientos.

Fórmate en aquello que necesites para fortalecer tus herramientas. No dejes de aprender nunca.

Viaja, aprende de otras personas, busca mentores con los que inspirarte, toma ejemplos, cada día plánteate objetivos para crecer, desarrolla hábitos de vida que te sean sanos y productivos, y ten relaciones sanas.

Y cuando quieras dar el paso, dalo. Ese es el momento, aquí, ahora. Postergar solo te va a generar sufrimiento.

Nos movemos en umbrales de satisfacción e insatisfacción. No dejes que tu miedo al dolor, te haga caer en una vida de insatisfacción.