Qué es la motivación personal. La fuerza del cambio. En ti reside una fuerza increíble para convertirte en lo que quieras. Mayormente, esa fuerza que te menciono, suele estar recluida bajo máscaras para encajar en la familia y la sociedad. Máscaras que se convierten en ruído mental, creencias limitantes, condicionantes, que constantemente te están bombardeando con frases para que no salgas de la zona  de confort y sigas alimentando estos cementerios plagados de publicidad y explotación que son las ciudades.

Tu atención está enfocada en la ilusión, en las preocupaciones que te meten en la cabeza, así es imposible que puedas conectar con tu interior, con tu verdadero propósito. Te sacan de la abundancia, de la conexión con la vida, con la madre tierra, te llevan a un escenario muerto, lleno de cosas que no neesitas para nada, alimentando necesidades amparadas en tus carencias.

“Tu atención está enfocada en la ilusión, en las preocupaciones que te meten en la cabeza”

De esta forma, la gente vive una ilusión de rutina y cotidianidad con el teatro social, con sus reglas, sus leyes, sus normas, preocupados por el futuro, sin prestar atención a su verdadera naturaleza. Sin la conexión con la verdad se pierde la energía en tonterías que no nos hacen evolucionar como individuos.

Pero existe una forma de dar el salto, de romper las cadenas ilusorias, la fuerza del cambio.

La mayoría de personas no viven las vidas que tendrían que estar viviendo, siguen anclados en los programas de clan, con miedo a ser ellos mismos para no defraudar a la familia y la sociedad.

Pero esos miedos una vez que se confrontan, se empieza un proceso de transformación fuerte que llevan a la persona hacia el camino de encontrarse.

Para romper los contratos de clan, hay que tener la disposición de cambiar a todos los niveles, mente, emoción, cuerpo, proyectar un enfoque con coherencia desde todo lo que nos conforma y establecer unos hábitos nuevos, fuertes,que nos lleven a otro sitio en la forma en que tenemos concebida nuestra realidad, así, empezamos a transformarnos en alguien diferente, y cuanto más se cambia, más nos alejamos de los contratos familiares.

“La mayoría de personas no viven las vidas que tendrían que estar viviendo, siguen anclados en los programas de clan, con miedo a ser ellos mismos para no defraudar a la familia y la sociedad”

Yo esto lo empecé a vivenciar con mucha fuerza cuando dejé los estudios de empresariales y empecé a estudiar cine e interpretación, los retos fuertes eran a diario y me empujaban a tener que superarme a mí mismo constantemente y romper con muchos contratos limitantes familiares.

A medida que iban pasando los meses, empecé a ver cambios fuertes en mi personalidad y en la forma de ver las cosas, esto se debía, a que había desarrollado unos hábitos tan fuertes en mi día a día, que habían generado una ola de cambios internos muy grandes.

Yo cada día estudiaba diálogos, entrenaba físicamente, realizaba estiramientos, meditación, ejercicios vocales, de respiración, esa disciplina tan enfocada en mi crecimiento, me empezó a desarrollar mucho, conjuntamente, con la toma de conciencia de mi árbol familiar, generó una transformación muy fuerte en mí.

Es así, piensa que tus creencias limitantes, tus miedos e inseguridades, provienen de hábitos repetidos constantemente a lo largo de los años. Si tus familiares no te valoraron, por ejemplo, y viviste con ellos durante un tiempo bastante prolongado, imagina el anclaje mental que tiene esa creencia en ti, mismamente con las situaciones desagradables, los traumas, los accidentes, crean unas conexiones neuroemocionales fuertes por el impacto que suponen.

“Es así, piensa que tus creencias limitantes, tus miedos e inseguridades, provienen de hábitos repetidos constantemente a lo largo de los años”

Para desprendernos de los anclajes negativos, por experiencias pasadas, tenemos que crear anclajes positivos nuevos, con experiencias nuevas que tengan un impacto muchísimo más fuerte que lo que vivimos en el pasado, de esta forma, cortamos con contundencia esas conexiones, al establecer situaciones positivas contundentes en nuestro presente.

Por ponerte un ejemplo rápido, después de tener una experiencia altamente desagradable con la última relación que tuve, que podría haberme dejado con secuelas psicológicas fuertes, en vez de mantener mi atención en lo que había vivido, acepté el dolor sin enfocarme en el sufrimiento y me tiré en paracaidas, después comencé una rutina muy fuerte de entrenamiento muy intenso en entornos naturales, corriendo por montañas, cuestas, tanto de día como de noche, llevando mi resistencia física y psicológica por encima de mis límites, cada vez que recorría lugares nuevos, se despertaban en mí sentimientos de felicidad y satisfacción muy fuertes, llenando mi mente de muchísimas experiencias muy gratas, y enfocando mi atención en el presente con muchísima fuerza, al sentirme en plenitud, abundancia y fortaleza, mi actitud se fortaleció y me sirvió y me sirve actualmente, para mantener una disciplina fuerte en todo lo que me llena.

Si quieres cambiar tus programas limitantes familiares, tendrás que realizar hábitos de desobediencia muy fuertes. Para romper con esa parte infantil y adolescente dañada, que tiene miedo a crecer por el rechazo que pueda sufrir.

“Si quieres cambiar tus programas limitantes familiares, tendrás que realizar hábitos de desobediencia muy fuertes”

En mi familia, mis padres han crecido con muchos contratos de clan de represión, desvalorización, sumisión, ellos fueron los rebeldes de sus respectivas familias y pese a todo, han cargado con muchas creencias limitantes. En mi caso, todas esas creencias también me fueron transmitidas, realicé muchos actos simbólicos de desprogramación a partir del estudio de mi árbol, para liberar tensiones, bloqueos, inseguridades, conjuntamente, con el trabajo artístico, marcial, he ido expandiendo mis límites.

En todo árbol familiar, aparece la figura del héroe o heroína, destinado a liberarse de todos los programas limitantes del clan familiar, para poder realizarse en todo su potencial y desatar los tesoros familiares. Pues, detrás de todas las órdenes y prohibiciones familiares, anida el verdadero potencial que las personas del clan familiar no se han permitido desatar.

Prueba cosas simples para probar esto que te digo, tírate una semana entera, diciéndote que te ha mejorado la resistencia física, te lo repites cada día, y lo combinas con hacer ejercicio, como correr, por ejemplo, visualizate mentalmente cada vez con mayor fortaleza y resistencia física y me cuentas lo que notas en ti.

Cuando yo era pequeño, al acostarme en la cama, me abrazaba a mi osito de peluche y me visualizaba de adulto como un chico fuerte, carismático, lo visualizaba todas las noches, y proyectaba con mi imaginación los rasgos de los personajes que me gustaban en mí mismo. Poco a poco, a medida que he ido creciendo, me he dado cuenta de que esa persona que imaginaba que quería ser, ha ido convirtiéndose en quien soy ahora. Pero no basta con visualizar únicamente, hay que unirlo con un sentimiento de satisfacción y con la voluntad de cambiar, en mi caso, el hecho de visualizarme de pequeño tantas veces, creo en mí una pulsión interiorizada de ser así, y actuaba en consecuencia para llegar a ser como quería ser. No vale de nada la visualización mental, si no se acompañan con actos y emociones, todo tiene que estar unido y en coherencia.

Si tienes miedo a dar el salto, por el rechazo que puedas tener por la familia o amistades, bien, piensa que esas personas, son individuos con sus percepciones y creencias, y al final, lo que importa es tu vida, no vivir la vida que ellos quieren que vivas, pues, si alguien intenta imponerte como vivir. En realidad no te acepta por quien eres, y no merece la pena que prestes atención a ese tipo de personas. ¿Me explico?. Tu vida es tuya, al igual que tu tiempo, y si te da miedo dar el paso, concentrate en la respiración y avanza.

Te puedo contar que recientemente estaba corriendo por la montaña y me encontré una torre de vigilancia abandonada en medio del bosque, era una estructura alta de unos 60 o 70 metros de altura, sentí el impulso de subir a lo más alto de la torre y empecé a hacerlo, de repente, hubo un instante en que me detuve, y me encontré a una altura considerable enganchando a una pequeña escalera y nada más. Me paralicé, por el miedo al impacto, al dolor que podría sufrir si me resbalaba. Lo que hice en ese momento fué hablar conmigo en voz alta, aceptar que tenía miedo, visualicé la escalera y realmente me quedaba muy poco para llegar a la plataforma. Así que fué respirando profundamente y exhalando y fuí subiendo con conciencia.

Puedes verme en la estructura aquí:

Enlace al video

A menudo en la vida podemos bloquearnos a hacer algo por miedo al dolor que podemos sufrir, pero si nos frenamos, podemos sufrir más al quedarnos con la frustración de no haber dado ese paso.

Por eso siempre, coge aire, y da el paso, a medida que vayas avanzando, te sentirás mejor. Si no, te sentirás mal contigo, y buscarás excusas fuera para justificar tu falta de decisión, lo achacarás a las circunstancias, a tu relación de pareja, a tus amigos, a tu vecina del quinto, es igual, el caso es tener una razón para no hacer lo que quieres hacer, sin aceptar que en realidad te da miedo, en cambio, si aceptas que te da miedo, y aún con ello, decides dar el paso, cambiarás, por el mero hecho de tener valentía y lanzarte, ya estas modificando tus patrones mentales y enfocándote en la solución.

Siempre se puede escoger, yo siempre digo que para mí, la vida se compone de cosas en las que nosotros tenemos responsabilidad y elección, y otras cosas en las que nosotros no tenemos capacidad de elección, pero sí que podemos escoger el enfoque que queremos tener para confrontar aquellas circunstancias que escapen a nuestro control. Para mí es como surfear, no podemos decidir como serán las olas, vendrán olas más grandes, más pequeñas, tampoco podemos decidir el clima, soleado, nublado, lluvia, frío, calor, pero podemos tomar nuestra tabla de surf y buscar la forma de surfear por estas olas, y cada ola planteará dificultades diferentes, y nosotros tendremos que desarrollarnos a múltiples niveles para sacar el máximo partido. Pues la vida, desde mi percepción, funciona igual.

Te puedes quedar en el agua mirando como pasan las olas y justificándote en que no tienes nivel para surfearlas, o que el agua esta fría, o que el bañador que llevas es feo, mientras otras personas toman esas olas, o decidirte a surfear. Y te darás cuenta, que aunque lo hagas con miedo, poco a poco, irás ganando en seguridad e irás disfrutando más, porque cuando te lanzas a confrontar las dificultades y tus miedos con valor, acabas desarrollando nuevos recursos, te conocerás más y eso te permitirá ir abarcando cada vez más, hasta que llegue un día, en que tu irás conscientemente hacia las cosas que temes, porque sabes que detrás de esos miedos, se halla una versión de ti mejor.

La humanidad ha ido desarrollándose con la superación de las dificultades, y las personas que más lejos han llegado en la vida, también han sido aquellas que han decidido confrontar sus miedos y desarrollarse para crecer en las circunstancias, porque fueron conscientes de que las circunstancias no determinaban quienes eran, sino la forma en que actuaban frente a las circunstancias.

Tenemos una gran capacidad para cambiar, la sociedad nos empuja al sedentarismo mental, emocional, físico, nos inmovilizan con ideas estáticas, limitantes, y eso es totalmente contradictorio con nuestra verdadera naturaleza, cada día plantéate hacer algo distinto, no te calientes la cabeza con hacer cosas complejas, algo diferente puede ser ponerte cordones verdes en los zapatos, por ejemplo, se trata de que vayas saliendo de la ilusión de la rutina, que vayas abriéndote a nuevas posibilidades, que el espíritu creador, rebelde, vaya entrando en ti, y que poco a poco, hagas cosas cada vez más atrevidas con tu vida, tu decides el umbral de acción que quieres tener, pero en la variedad, en la incertidumbre, se halla la semilla para que desarrolles la fuerza del cambio.

Juega con lo imprevisto, sorpréndete, lo que permanece estático muere, lo que constantemente cambia, vive, como la naturaleza misma, tenemos que conectar con esa energía, si cambiamos, nos transformamos, y si lo hacemos, avanzamos hacia un nuevo estado de conciencia.

La enfermedad, es el anclaje, es la atención enfocada en las preocupaciones, en el pasado, en el futuro, en el sufrimiento de no ser. La salud, es la atención enfocada en el presente, en la emoción, el intelecto, en la acción de crear, desde tu verdad.

Puedes cambiar, puedes avanzar, pero depende de ti. Coge aire profundamente, expira, y avanza. Un abrazo.

Lifecoach experto en desarrollo emocional. Convierto tus dificultades en trampolines.
Desata tu potencial, gana seguridad, alcanza tus metas, alcanza tu amor propio.
Si quieres mejorar, estas en tu casa. Hay que Avanzar.