Cómo superar los miedos

El miedo es un temor arraigado que viene de nuestros ancestros, los cuales, frente a los peligros que podían encontrarse en la naturaleza, sentían esta poderosa emoción, como un mecanismo de supervivencia, de esta forma, cada vez que aparecía el miedo, aprendían a superarlo.

Es algo inherente en todos los seres vivos, a mayores peligros en el entorno, mayores miedos que pueden emerger, y mayores recursos que se van desarrollando para confrontar dichos temores.

De esta manera, los animales, han ido desarrollando sus instintos paulatinamente, mejorando generación tras generación.

El ser humano, a medida que ha ido adaptándose a la sociedad moderna neoliberal, industrializada y abocada a una ilusión de estabilidad, ha ido desplazando el miedo como mecanismo natural de evolución a una excusa para alimentar su comodidad.

“El miedo es un temor arraigado que viene de nuestros ancestros, los cuales, frente a los peligros que podían encontrarse en la naturaleza, sentían esta poderosa emoción, como un mecanismo de supervivencia, de esta forma, cada vez que aparecía el miedo, aprendían a superarlo”

Al vernos desprovistos de cultivar nuestros instintos de supervivencia, al vivir en una sociedad que supuestamente, nos da todo y nos cuida, los miedos se han convertido en justificaciones para no evolucionar, para estancarnos y enfermar.

Y a la sociedad le interesa que no avancemos. Por eso, ha creado un programa complejo a través del cual, somete al ser humano desde la infancia con toda clase de miedos para adoctrinarnos a normalizar esta sociedad. De esta forma, nuestros familiares, se convierten inconscientemente en cómplices de la estructura que los está oprimiendo y por consiguiente, también tratan de anularnos a nosotros.

La sociedad mantiene a la humanidad transitando entre el nivel de consciencia animal y el infantil. Fomentando el territorialismo, el infantilismo, desplazando constantemente nuestra responsabilidad y problemas a unos pocos.  

Un código de programación psicológico amparado en la ingeniería social, unido a la arquitectura diseñada para inducirnos, hacer que normalicemos desde pequeños lo que es antinatural, de esta forma, se gestionan grandes cantidades de masas, al aceptar la ilusión como la realidad, al igual que sus normas, así se crea y se acepta esta gran mentira, alimentando día tras día, las creencias que nos han sido implantadas, la repetición constante de algo, le da poder, y lo que tiene poder, si no lo controlamos, nos acaba dominando.

“Al vernos desprovistos de cultivar nuestros instintos de supervivencia, al vivir en una sociedad que supuestamente, nos da todo y nos cuida, los miedos se han convertido en justificaciones para no evolucionar, para estancarnos y enfermar”

La psicología del miedo, a través del temor al dolor, al castigo, al rechazo, es algo fundamental en la sociedad actual para mantener a las masas bajo control.

La ingeniería social aplicada a la humanidad, provoca que las personas sigan siempre el camino de mayor conductividad (atajos, condicionantes, programas introyectados)  en el sentido de la inducción que reciben; evitar el dolor por el miedo, por tanto, las élites sólo tienen que sembrar electrolitos (condicionantes, programas limitantes, adoctrinamiento) para incentivar a las personas para que transiten por el camino preconcebido. Es por ello que desde bien pequeños la programación es tan fuerte, para hacernos lo más previsibles posibles y obedientes al sistema.

Por eso, mayormente, la civilización está sumida en una configuración monótona y prosaica, reducida a trabajar, comer, dormir, televisión, ocio, vacaciones, en ciclos que se transmiten de generación en generación. Un modelo de control bien diseñado, para mantener a las masas sedadas, infantilizadas y sumisas al control paternalista, lo cual no nos permite desarrollarnos, y nos mantiene en una situación de inmovilismo que nosotros mismos hemos terminado por retroalimentar por condicionamiento. Por miedo a ser lo que somos, para no ser rechazados por la sociedad.

“La ingeniería social aplicada a la humanidad, provoca que las personas sigan siempre el camino de mayor conductividad (atajos, condicionantes, programas introyectados)  en el sentido de la inducción que reciben; evitar el dolor por el miedo”

Al no querer solucionar las cosas por nosotros mismos, perdemos poder, y no continuamos desarrollandonos como especie. Los miedos y dificultades están para que sigamos creciendo y expandamos nuestra creatividad. En un entorno artificial donde se ha creado un escenario de esclavitud disfrazada de confort . Es importante despertar para seguir avanzando como raza.

¿Cómo superar las fobias y los miedos?

La confrontación directa, como te he comentado antes, va muy bien, no es necesario que por ejemplo, si tienes miedo a las alturas, te lances en paracaídas de golpe, pero sí que puedes realizar una estructura progresiva.

Por ejemplo, tuve un alumno en artes marciales que era muy temeroso de las alturas, para solucionar su problema, primero le hacía saltar un metro de altura, cuando ví que estaba seguro de sí mismo, subí la altura a metro y medio, de ahí pasamos a dos metros, hasta que logró saltar de tres metros de altura al suelo y rodar tranquilamente, después de eso, me lo llevé a subir andamios en edificios de la ciudad, y así, progresivamente, fué trascendiendo su fobia.

Añado que mi consultante, tuvo muchos conflictos con su padre, el cual era un ser represor, castrador, que impedía que su hijo creciera, por lo que en el caso de mi alumno, se dió la situación del temor a superar a su padre.

Tengo amistades que han tenido padres castradores o madres, que padecen el mismo problema con las alturas.

Te invito, que más allá de aceptar lo que te digo, indagues en tu árbol familiar, en tus antecedentes, en los antecedentes de tus familiares, vivencias, también explora a tus amistades, preguntales acerca de sus fobias e indaga más allá, a ver que conclusiones extraes al respecto.

El inconsciente se manifiesta en multitud de formas, ya sea a través de las relaciones que estableces con tus amistades, tu familia, tu pareja, y las situaciones que vives en la vida, también en tus miedos, en tus adicciones, en tus virtudes.

Todo habla de ti, todo habla de tu inconsciente familiar, detrás de cada temor, de cada negación, se esconde un tesoro, de ti depende extraer el aprendizaje, yo puedo decirte muchas cosas, como siempre hago, y como hago con mis consultantes, pero hay que salir de la palabra y pasar a la acción consciente.

“Te invito, que más allá de aceptar lo que te digo, indagues en tu árbol familiar, en tus antecedentes, en los antecedentes de tus familiares, vivencias, también explora a tus amistades, preguntales acerca de sus fobias e indaga más allá, a ver que conclusiones extraes al respecto”

Establece un diálogo con tus fobias, tus miedos, deja que hablen, escúchalas y confronta. Siempre será mejor avanzar, que quedarse con la duda de que podrías ser, detrás de cada temor, existe una versión mejor de ti, que te esta esperando para dar un salto más grande.

En mi caso, sé que voy por el buen camino, cuando algo me da miedo, significa, que estoy confrontando mis propios límites, también los límites de la familia, y por consiguiente los límites de la sociedad.

Trascendiendo límites, sanamos el inconsciente familiar, y también el inconsciente social.