Cómo cambiar tus creencias. Las creencias las desarrollamos desde nuestras experiencias, interactuando con el entorno y los seres vivos, también desde la información que nos transmiten otras personas.

Construímos una percepción de la realidad basándonos en la satisfacción y la insatisfacción. Lo que nos hace daño y lo que nos complace, lo que nos da alegría y lo que nos da temor.

Las creencias internas pueden transformar la percepción que tenemos de lo externo, al igual que lo externo puede transformar nuestra percepción interior.

Está la creencia individual, y la creencia colectiva. Cuando una pluralidad de individuos convergen en una misma creencia, esa realidad se ve reforzada, en contraposición a las creencias que tengan menos seguidores. Los cambios de paradigma, suelen darse de esta forma, primero hay unos pocos que creen algo, luego esa creencia se extiende, se hace más fuerte y se asienta, hasta que sustituye a la creencia anterior.

A lo largo de la historia del ser humano, las creencias han construído los códigos morales, éticos, las leyes, religiones, normas, prohibiciones, por las cuales se han constituido las sociedades generación tras generación.

Se podría pensar que nuestra raza empezó a construir creencias basadas en el desconocimiento del funcionamiento de la madre naturaleza, atribuyendo mitos y leyendas a los fenómenos que no alcanzaban a comprender.

Más adelante estos fenómenos los humanizaron, y dieron lugar a los dioses. Creencias como el politeismo y el monoteismo.

Con el cambio del nomadismo al sedentarismo, fomentado por la creación de las primeras poblaciones matriarcales, patriarcales, empleo del conocimiento para el desarrollo del cultivo y ganadería, el ser humano comenzó a acumular propiedades, se establecieron las creencias de las necesidades, y ahí, la humanidad comenzó a perder su libertad.

Con las dinastias y religiones, se desarrolló la inducción adecuada en las masas para alimentar unas creencias que fueran adecuadas para la explotación de las masas en beneficio de unos pocos.

Cuanto más creencias y necesidades artificiales creabamos, más esclavos de nuestra ilusión nos haciamos.

Así que para evolucionar, lo mejor es que construyamos creencias que nos sean útiles y desechemos aquellas que limitan nuestro progreso.

Aquí te recomiendo una serie de ejercicios muy sencillos que pueden resultarte de utilidad para cambiar tus creencias y expandir tu conciencia:

Pregúntate cuál es tu finalidad en la vida

No me sirve que digas, ser feliz, divertirme, estar en paz y cosas similares.

Tienes que enfocarte y ver con claridad cuál es tu finalidad, hacia dónde vas, qué es lo que quieres

Una vez que lo tengas, plantéate si estás haciendo todo lo posible para llegar a tu objetivo.

Si es que sí, ponlo, si es que no, escribe lo que tienes que hacer para alcanzarlo.

Coge algo que te dé miedo, extrae la esencia de ese miedo y transfórmalo hasta convertirlo en algo insignificante

Ejemplo:

Me da miedo fallar a la gente que aprecio.

Origen:

Este miedo que tengo es una chorrada, es el niño pequeño polarizado en dos partes, por un lado, tratar de que mi madre y mi hermano esten bien, por otro lado, todas las imposiciones proyectadas por mi padre a mi persona desde pequeño, con muchos chantajes emocionales, todo esto, generó en mí un sentimiento de responsabilidad muy grande.

Cambio:

Ni mi padre, ni mi madre, tienen voz en mis decisiones, soy mi propio hacedor en mi vida, abrazo a mi niño pequeño y le doy toda la atención que no ha tenido en el pasado.

Me despojo del miedo al rechazo por parte de mi padre y mi madre al desobedecer sus órdenes.

Soy un ser humano libre y ellos son individuos con programas.

No tengo que demostrar a nadie lo que soy, soy lo que soy cuando me enfoco en realizarme desde mi naturaleza.

No puedo controlar la reacción de las personas a lo que soy, solo puedo aceptarme y seguir avanzando.

Cada cual es responsable de si mismo

Aprende a desapegarte de tus propios pensamientos, sé capaz de argumentar en contra de tus propias creencias. Si eres capaz de ser consciente de que tus pensamientos y creencias son transformables y los puedes cambiar, podrás aprender a ser quien quieras ser.

Por ejemplo:

A mí no me gusta el tabaco.

Voy a argumentar a favor del tabaco.

El tabaco, es altamente beneficioso para la salud, fomenta que desarrollemos la mente a un nivel enfocado, ya que incentiva que pasemos tiempo con nosotros mismos. También es una potente herramienta social, al compartir cigarros y hábitos con otras personas.

Alimenta nuestra autoestima, nos hace sentir poderosos y también nos muestra atractivos para el resto.

También es un arte, ya que hay multitud de formas de fumar, también de expulsar el humo.

Estimula la sexualidad, ya que nos conecta con nuestra parte sensual y además, reduce los niveles de estrés.

El tabaco es algo que tendría que fomentarse en las escuelas, de esta forma los niños y las niñas jugarían más.

Exaltación del nombre

Transforma tu nombre y apellidos, construye palabras poderosas y que te inspiren con las vocales y consonantes de tu nombre, así aprenderás a desapegarte del nombre que te adjudicaron y hallarás significados más profundos dentro de él:

Ejemplo:

Oscar Sánchez Oliva

Sacro Zen Chaos Lavi

Sacro:

Sagrado, que está consagrado o dedicado a una divinidad o a su culto o que está relacionado con esta divinidad, con la religión o con sus misterios.

Zen:

Sistema filosófico budista que tuvo su origen en China en el siglo VI; se caracteriza por potenciar la meditación metafísica utilizando técnicas lógicas especiales (como las paradojas) y el ejercicio físico arduo, con el fin de conseguir la iluminación que revela la verdad.

Chaos:

Desorden o confusión absolutos.

Estado originario y confuso de la materia que se supone anterior a la ordenación del universo.

“del caos originario surge la luz”

Lavi: León en hebreo

¿Qué edad tiene cada uno de tus centros?

Para mí la edad numérica fundamentada en la fecha en la que nacimos, no es sinónimo de nada, más que el número de veces que la tierra da vueltas al sol mientras nosotros la estamos habitando.

Cada persona es un mundo

Al estar compuesto nuestro organismo por varios centros, podemos formularnos esta pregunta que puede ser de utilidad para aumentar nuestra conciencia sobre nosotros mismos:

¿Qué edad tiene mi mente?

¿Qué edad tiene mi emoción?

¿Qué edad tiene mi cuerpo?

¿Qué edad tiene mi sexo?

Escribe 5 aspectos de ti que tienes que transformar, asigna la acción a desarrollar para cambiar y escoge uno para perfeccionarlo esta semana.

Ejemplo:

1 – Ya no me identifico con mi aspecto y eso me genera incomodidad conmigo mismo. ACCIÓN: Esta semana voy a cambiar mi look y me voy a desprender de aquello con lo que no me identifique a nivel de imagen, vestimenta y calzado.

2 – Tengo que mejorar mi alimentación, ya que a veces me concentro tanto en lo que hago que me olvido. ACCIÓN: Esta semana voy a darle el tiempo a mi organismo que necesita para comer en los momentos en que me demande alimentos, voy a escuchar más mis necesidades biológicas y pausaré los quehaceres.

3 – Confíar en las personas a las que delego responsabilidades ACCIÓN: aprender a no tener que estar encima constantemente, saber mantenerme en mi posición.

4 – Tengo a veces, exceso de actividad física, mental y creativa. ACCIÓN: Aprender a desarrollar mi tiempo cada día de pausa de todo y desconexión total, aprender a disfrutar del no hacer, sólo ser.

5 – Tengo dificultades en conciliar el sueño con facilidad a no ser que este realmente agotado. ACCIÓN: Aprender a desconectar y relajarme en la cama, retomar mis procesos de respiración y soltar todo.

Cuenta en un cuento de 6 líneas tu historia y donde te ves en el futuro:

Ejemplo:

Nací en un barrio conflictivo, que me hizo sacar el héroe,

viaje por todas partes, hasta que me dí cuenta, que tenía

que viajar a través de mí, el arte me mostró mis talentos,

y empecé a pintar en el lienzo del mundo con mucho amor,

ahora soy un hombre en paz, integrado y realizado en todo lo que me llena, viviendo de mis herramientas, avanzando.


Escribe en un papel 10 virtudes que tengas y 10 virtudes que quieras tener


Y leelas con frecuencia en voz alta, y también, esfuérzate en mostrar esas virtudes al mundo.

Ponte a hablar con una persona desconocida cada día

Se te irá quitando la timidez, la inseguridad y sentirás que el mundo te arropa, la separación es una ilusión.

Desarrolla una disciplina creativa, danza, pintura, dibujo, música, escritura, teatro, artes marciales, algo que te guste, invierte tiempo en disfrutarla

Eso te abrirá la mente, te conectará con tu sensibilidad y te permitirá enfocar la vida de múltiples formas.