Dark city es una película  de ciéncia ficción con estilo Neo Noir, dirigida por Alex Proyas en el año 1998. Proyas se había convertido en un director de culto con su potente adaptación del cómic de The Crow de James O´barr, protagonizada por Brandon Lee, el hijo de Bruce Lee, que falleció en el rodaje mientras rodaba una escena de acción con múltiples tiroteos, su muerte fué un impacto para la industria del año 94, prolongando la maldición familiar y por otro lado, extendiendo la leyenda de la película hasta nuestros días.

Años después, Proyas se enzarzó en rodar Dark City, un proyecto que sigue la senda estética del Cuervo, un diseño de producción muy cuidado, una narrativa estilo cómic, predominancia por los tonos oscuros, los edificios barrocos, el ambiente gótico, influencias de películas clásicas, como Metrópolis, el Gabinete del Doctor Caligari,  Brazil de Terry Gilliam o cómics como Los Invisibles, de Grant Morrison.  La película fué producida, ideada y dirigida por Alex Proyas, respaldado por un reparto de actores de gran talento y plenamente entregados a una maravillosa historia, una película que pasó desapercibida en su momento para la vasta mayoria del público y que fué un fracaso comercial. Pese a que solo un año después, surgió una muy similar en estética e historia que sí que despuntó y cambio la forma de concebir el cine de ciéncia ficción y de acción para siempre. Y también sembró dudas muy potentes en el público, abriendo una senda a la expansión de la conciencia. Me estoy refiriendo a Matrix, la cual fué rodada en los mismos estudios donde se rodó Dark City, y de la que también reutilizaron decorados, pero de todo esto, hablaré más en detalle en otro post.

Recuerdo el impacto que me generó Dark City cuando la ví en el cine. Yo ya venía de haber consumido muchísimo cine, cómics, libros de filosofía y de ficción. Es decir, tenía una mente abierta, predispuesta, pasé muchos años de mi infancia y adolescencia buscando voces, autores, que resonaran con la percepción que tenía de la sociedad, con mi propia incomodidad individual, necesitaba no sentirme tan loco por no sentirme encajar. Por eso el mundo del anime, del cómic, el cine, y las artes en general, está tan repleto de personas locas. Bendita locura que nos lleva a salirnos de lo convencional y abrirnos a otros paradigmas.

Para mí esta película supuso un antes y un después, y a mi parecer, eso es de lo que tiene que tratar el arte verdadero, de cambiarnos, de llevarnos a otro nivel, de plantearnos dudas, cuyas respuestas pueden emerger a través de nuestra propia transformación.

A continuación voy a comentar aspectos profundos de la película, si no la has visto y tienes curiosidad, te recomiendo que no sigas leyendo.

¿De qué va Dark City?

Dark City trata sobre un hombre que despierta dentro de la bañera de un hotel sin recordar nada sobre su identidad e inicia un camino de encuentro consigo mismo. Mientras comienza a recopilar información sobre su vida, descubre que se llama John Murdock, que tiene una mujer, y que están pasando cosas muy extrañas en la ciudad, no parece existir el día, la gente se duerme de golpe, mientras la gente duerme, los edificios cambian de forma, mientras un grupo de individuos, vestidos todos igual, con largas gabardinas negras y sombreros, y aspecto pálido, cambian las personalidades de la gente inyectándoles nuevos recuerdos. Cuando descubren que John no duerme como el resto, comienzan a perseguirlo y descubren que es capaz de sintonizar, es decir, cambiar aspectos de la ciudad con su voluntad. Paralelamente, la policia , liderada por el inspector Bumstead está buscando a un sospechoso de asesinato de varias mujeres.  Ambas narrativas acaban colisionando, ya que la policia considera que John puede ser el asesino y van a por él. 

Durante esa persecución, John se encuentra con la que supuestamente es su mujer, Emma, y con un psiquiatra, el Dr. Shreber, que parece tener la respuesta a la locura que está viviendo. 

El Dr. Shreber les explica que fué abducido por una raza de seres conocidos como los ocultos y que lo llevaron a él y al resto de personas a esa ciudad, donde constantemente, están cambiando aspectos de la misma y de sus habitantes. Emplean a los humanos como cobayas, su especie se está muriendo, y creen que la respuesta para seguir viviendo esta en la raza humana.

El Dr. Shreber le explica a John que si domina sus capacidades de sintonización, podría hacer frente a los Ocultos y crear un nuevo paradigma en la ciudad.  Por otro lado, los Ocultos quieren capturar a John y unificar sus conciencias con él para poder sobrevivir, creen que es la respuesta que buscaban para poder seguir adelante. 

John es consciente de que ignora quien es, pero tiene sentimientos por Emma, que trascienden la identidad. Ama a esa mujer, aunque no la conozca. El protagonista encuentra una motivación basada en el amor, y en la toma de poder, responsabilidad, para confrontar a los ocultos.

En un momento clave de la película, el Dr. Shreber inocula recuerdos en John donde le hace un curso intensivo sobre como emplear la sintonización al máximo potencial.

Desde esta toma de poder, John confronta a los ocultos, aniquilándolos a todos y tomando pleno control de la ciudad, que se rebela al final, como una enorme nave espacial que surca el espacio exterior. John, empleando sus recursos, hace que la nave se incline hacia la luz del sol y comienza a construír nuevos edificios y lugares más adecuados a lo que a él le hace sentir bien.

John se vuelve a reencontrar con Emma, que previamente le habían cambiado otra vez la personalidad y marchan juntos hacia un nuevo lugar, a construír una vida ,que esta vez, sí que sean coherentes con su esencia. 

¿Qué nos está enseñando esta película?

Dark City tiene un mensaje brutal y contundente sobre la propia sociedad, el sistema en el que vivimos. En la película, los ocultos manipulan los edificios, las vestimentas, los pensamientos y creencias de la gente, les dan nuevas identidades constantemente, forzándolos a representar un personaje que encaje dentro de esa simulación.

En la sociedad se realiza una ejecución similar, somos condicionados desde la niñez, por nuestras familias, nos adoctrinan en las escuelas, nos lavan el cerebro con los medios de comunicación. Acabamos representando un personaje para encajar en un simulacro, ajenos a lo que esencialmente somos, aunque la esencia prevalezca, no somos capaces de reconocernos en ella, estamos dormidos. Vivimos vidas de mentira, en escenarios de mentira, para encajar en un modelo ajeno a nuestra naturaleza.

Ciudades alejadas de la conexión con lo natural, sobrealimentados con comida, saturados de información. Cualquier diría que nos están tratando de convertir en algo diferente a lo que somos. ¿No te parece?

La representación de los ocultos, como esa minoría de seres que se aprovechan de la energía humana para su propio interés tendría su representación en nuestra sociedad con las élites monárquicas, las corporaciones, los políticos. Todos enfocados en drenar nuestro tiempo para que ellos puedan seguir aprovechando el suyo propio.

El poder de sintonizar de John, está vinculado a nuestro propio poder para crear la vida que merecemos. Pero eso solo será posible si nos desprendemos de las máscaras, si dejamos de tratar de encajar en moldes antinaturales para nosotros. Si somos capaces de conectar con nuestro sentir y desarrollar nuestro máximo potencial creador, podremos avanzar. 

Dark City arroja un potente mensaje respecto a nuestra propia naturaleza humana, y esa necesidad que tenemos de vivir en coherencia con lo que sentimos, con lo que pensamos, con lo que hacemos, no puede haber equilibrio, no puede haber crecimiento ni salud, si nuestro sentir no se corresponde con nuestro vivir.

Despertar implica hacernos responsables de nuestra vida. Si permitimos que otros nos digan como vivir, seguiremos dormidos.

Como dijo Shakespeare:

«Ser, o no ser, esa es la cuestión»

(Votos: 0 Promedio: 0)